4.000 metros altitud. Leh, Pequeño Tibet II

Vista parcial de Leh con sus casas de tejados planos

Vista parcial de Leh con sus casas de tejados planos

La llegada a Leh después de un día de calor infernal de Delhi, es un alivio. Temperatura agradable, incluso un poco fresca; todavía es temprano. (1ª parte, Delhi).

Existe una razón para visitar Ladakh en los meses de verano y es que tiene un clima frío, árido, con inviernos duros y largos desde octubre hasta principios de marzo, con temperaturas mínimas bajo cero durante la mayor parte del invierno. Las temperaturas de la zona varían desde los 33 ºC en verano hasta incluso llegar a los -28 ºC en invierno.

No recomendaría visitar India en verano, pero si el objetivo es el más remoto norte de la India, entonces, más que recomendable es imprescindible ya que en invierno la carretera  del recorrido previsto está cerrada por la nieve.

Nada más bajar del avión se percibe la falta de oxígeno. Hemos llegado a 3.650 metros de altitud sin puntos intermedios de aclimatación y tanto en el aeropuerto como en la casa de huéspedes (guest house) donde me alojaré durante los 2 primeras noches se encargan de manejar los equipajes. Lo hacen ya automáticamente, están acostumbrados a que la mayoría de viajeros tenga la misma sensación al llegar y sea bastante penosa una tarea que normalmente es sencilla.

Durante el desayuno conozco al miembro número 12 del grupo. Un neozelandés que previamente ha estado haciendo trekking en la zona durante 2 semanas. Obviamente él ya está adaptado a la altitud. No sé si es por ahorro de energía o por otra razón que desconozco, escasamente lo oiré hablar durante el periplo.

Mi llegada a Leh, no puede ser más desastrosa. Además del mal de altura cuyos síntomas son: dificultades para respirar, dolor de cabeza, letargia en general y poco apetito, creo que tengo una insolación; después del desayuno caigo semi-muerta en la cama de donde no me levantaré hasta el atardecer. Presiento que la visita al mercado de especias en Delhi fue matadora y la insolación ya la traigo del día anterior. Bonito comienzo.

Al atardecer, lentamente me acerco hasta la ventana de mi habitación desde donde contemplo un escenario fantástico de montañas con picos nevados. Me fastidia no haber podido caminar hasta la ciudad esa tarde, pero está un poco lejos y yo bajo mínimos.

Cadena montañosa de Ladakh. Vista desde Leh

Vistas desde la ventana de mi habitación

Únicamente desde 1974 es posible la visita a Leh para turistas extranjeros. Ha cambiado desde los días en que los trenes con yaks salían desde el gran bazar en Asia Central. Sin embargo la ciudad todavía conserva la sensación del salvaje oeste cuando caminas por las callejuelas donde se pueden ver las tradicionales mercancías de productos locales: alfombras y chales de lana hechos a mano, joyería de la zona, artefactos budistas, incluidos los rodillos de oración, máscaras y preciosos Thangkas son artículos que merece la pena considerar en el caso de pensar en comprar algo.

Con dificultad y todavía más tarde subo al tejado de la guest house, es plano, como una terraza. Desde allí las vistas todavía son más impresionantes. Veo monasterios y el palacio que visitaré al día siguiente. Ha merecido la pena subir al destartalado tejado lleno de cachivaches.

Monasterio Namgyal Semo en el pico de la montaña.

Monasterio Namgyal Semo en el pico de la montaña.

Durante la cena y súbitamente me encuentro fatal y sin poder llegar a mi habitación, cuyo candado no es para las prisas, poto. ¡Por favor, estoy hecha puré!

Tipico cerrojo y candado de la zona

Tipico cerrojo y candado de la zona

Nuevo día. Estoy como las baterías cuando titilan, a punto de agotarse; no obstante no he recorrido miles de kilómetros para quedarme tirada como una colilla, así que allá vamos.

Primera visita, Shanti Stupa “estupa de la paz interior” es un templo budista. Además de su significado religioso, su ubicación ofrece vistas panorámicas del paisaje circundante fantásticas.

La Stupa de Leh. Con una persona caminando a su lado se ven mejor las proporciones.

Shanti Stupa en Leh

El nacimiento de Buda en la Stupa de Leh

El nacimiento de Buda en la Shanti Stupa de Leh

Detalle de las decoraciones de la Stupa de Leh

Detalle de las decoraciones de la Shanti Stupa de Leh

La segunda visita es al Monasterio Namgyal Tsemo, budista tibetano construido en 1430. La razón para construir este monasterio es que el rey que le da su nombre, Namgyal era seguidor budista.

Larga ascensión al Monasterio Namgyal Semo.

Larga ascensión al Monasterio Namgyal Semo.

Subiendo al Monasterio Namgyal Semo

Subiendo al Monasterio Namgyal Semo

Tanto el Monasterio como la Estupa, están situados en las partes altas de las montañas que circundan la ciudad, por lo que ésta siempre aparecerá a nuestros pies.

La ciudad de Leh, a vista de pájaro

La ciudad de Leh, a vista de pájaro, con sus tejados planos

Es necesario subir y subir y en lo alto, a donde llego con dificultad, hay un hombre que comienza a conversar conmigo y me pregunta de donde somos. Le explico que toda la gente de mi grupo son angloparlantes de diferentes países y la única española soy yo. Pensé que era una charla intrascendente que no iría mucho más allá, pero estaba en un error.

Parece ser que lo que más le ha llamado la atención es que yo sea española y comienza a darme una clase de historia, que por supuesto yo no había solicitado. Asevera que España fue conquistada por los musulmanes y me encuentro metida en una conversación realmente inesperada. El tono y la insistencia sugerían una agresividad que yo no era capaz de comprender. Insistía: no lo puedes negar. Obviamente no iba a negar lo que es historia, pero exactamente es eso, historia. ¿Por qué me decía todo aquello y en aquel tono? Estaba totalmente descolocada. Más tarde supuse que la conversación estaba relacionada con los problemas entre los budistas y los musulmanes en la zona. Realmente fue chocante porque además en general los budistas tibetanos suelen tener un comportamiento muy tranquilo y amistoso.

Una mejor opción a una charla sin sentido, fue encaminarme al Palacio, en su momento Residencia Real del rey Tashi Namgyal. La importancia del mismo es que no solo es anterior al Palacio de Potala en Lhasa, Tibet, sino que sirvió como su modelo.

Palacio de Leh

Palacio de Leh

Las vistas desde el Palacio, son nuevamente magníficas, y el panorama cambia permanentemente desde los distintos puntos.

Para finalizar el día, la visita al Monasterio Sankar me parece muy bonita y distinta de los monasterios anteriores. Pertenece a los monjes Gelukpa o del Sombrero Amarillo. Son distintas órdenes dentro del budismo tibetano. El monasterio también sirve como residencia oficial del Principal Gelukpa en la región de Ladakh.

Fresco pintado en los muros de entrada al monasterio de ..........................

Fresco pintado en los muros de entrada al Monasterio Sankar

Me llaman especialmente la atención unos frescos a la entrada del templo que sugieren armonía y la vida de los monjes en estrecha relación con la naturaleza.  Por otra parte las decoraciones de las vigas que sustentan el piso superior, me parecen por su colorido y dibujos muy naíf.

Detalle de las decoraciones sobre madera del monasterio de......................

Detalle de las decoraciones sobre madera del Monasterio Sankar

El recorrido de los Monasterios, Estupa y el Palacio de Leh ha sido impresionante, así como las diferentes perspectivas que se pueden observar de la ciudad, que está situada en el valle por donde transcurre el río Indo. Las majestuosas montañas que nos circundan con sus picos nevados son impresionantes; nada te deja indiferente aquí.

Continuación del viaje en: 3.   Festival Budista Tibetano

 

Entrada anterior de esta serie:

Ladakh, Pequeño Tibet. Nueva Delhi

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

6 pensamientos en “4.000 metros altitud. Leh, Pequeño Tibet II

  1. icástico

    Yo, a los viajes que hace otra gente y me cuenta le llamo viajes en conserva (que me gustan mucho) o viajar de oído, muy interesante el tuyo, exceptuando al espontáneo agresivo que te salió. Por cierto, las fotos ¿son de cámara telefónica o fotográfica?

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Si, Soy Gallego Autor de la entrada

      Hola Icástico.
      No soy muy propensa a contar mis viajes. No suelo viajar “al uso”. Sin embargo éste despertó bastante interés en mi entorno, así que decidí compartir la experiencia.
      El espontáneo forma parte del anecdotario, que es lo que le da vidilla a este tipo de cosas, aunque en su momento además de lo hecha puré que estaba y de haber subido al Monasterio, lo flipé un poco. Nada grave.
      Las fotos son de cámara fotográfica.
      Un saludo.

      Le gusta a 2 personas

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s