Archivo de la etiqueta: Viajar sola

Un día en Islas Falkland o Malvinas (2)

Hola de nuevo. Sigo con el día en Islas Falkland o Malvinas, que realmente dio para mucho.

Me había quedado con los pingüinos Rockhopper, los de la cresta o saltarrocas. Es muy curioso observarlos. No son tan “sociables” como los Gentoo, o los Magallánicos; son más esquivos y con pocas ganas de conocer a extraños.

IMG_6367.Rockhopper

Pingüinos Rockhopper, te quiero, te ayudo

Una de las características de los pingüinos es que escogen una pareja y permanecen fieles a ella para siempre. Aquí sí que funciona aquello de “hasta que la muerte nos separe”.  Son protectores y agresivos para defender a sus parejas y a sus crías.

De pequeños aún no tienen la característica cresta ni el color negro en la espalda y cabeza que se irá formando cuando se transformen en adultos. Los bebés permanecen en las zonas más alejadas de donde pueden aparecer humanos y los adultos son los que pueden acceder a la “zona peligro”. Todo funciona perfectamente en este mundo pingüinero.

En esta parte del mundo el clima cambia de un minuto al siguiente. Así que hasta el momento el día se había mantenido nublado y aceptablemente vivible hasta que, de pronto, comienza a llover y granizar muy fuerte y el viento es de temporal. Como dicen por allí, las cuatro estaciones del año en un día. Pues sí, toda la razón.

De pronto se levanta mucho viento, hace muchísimo frío y aunque me mantengo haciendo fotos, llega un momento que mi objetivo está empapado y yo estoy helada. Me refugio en un galpón que hay cerca para estas eventualidades. El refugio consiste en unas cuantas uralitas para poder permanecer allí hasta que pare de llover, si es que para.

Me ofrecen agua caliente para preparar un café soluble. Francamente las condiciones del chiringuito son tan básicas que me da cosita prepararlo y tomarlo, pero estoy helada, así que cierro los ojos y me lo tomo. Me sienta de lujo. Menos mal. Desde hace 2 días que ya me había congelado intentando hacer fotos en la cubierta de un catamarán en Ushuaia, voy tocada y me mantengo a base de Ibuprofenos. Pero tranquilos, lograré terminar los 27 días de viaje sin sucumbir. Ah, bueno que no estabais preocupados, ¡que decepción!. J

Los que aguantan imperturbables este “maravilloso” clima son los Rockhopper. Eso si, cuando vuelvo a salir porque ya dejó de llover, están los pobres muy mojaditos.

IMG_6443.Rockhopper

Pingüino Rockhopper trabajando

IMG_6452.Rockhopper

Pingüinos Rockhopper

IMG_6506.Rockhopper

Pingüino Rockhopper, llueve, graniza, aguanta

IMG_6526.Rockhopper

Pingüino Rockhopper defendiendo su familia

IMG_6527.Rockhopper

Pingüino Rockhopper, te lo puedo decir más alto

IMG_6530.Rockhopper

Pingüino Rockhopper, parece que ya lo entendió y se va

IMG_6542.Rockhopper

Pingüino Rockhopper bebé, pidiendo su comida

IMG_6543.Rockhopper

Pingüino Rockhopper bebé, siendo alimentado

IMG_6595.Rockhopper

Pingüinos Rockhopper protegiendo a los pequeñuelos

Me encanta ver cómo trabajan con su piquito, van y vienen con ramitas. Las parejas permanecen unidas y defienden a sus crías contra otros de su especie, que sale por patas,  además de la tierna estampa de unos padres alimentando a su bebé.

Te podrías pasar horas mirando a estos pequeños, más pequeños que los Gentoo o los Magallánicos, pero quizá por eso más tiernos.

Lo entretenido pasa volando, así que toca volver a la batidora, es decir al 4×4 que me devolverá a calles asfaltadas.

A la ida la persona que conducía, la primera conductora, es la dueña de una granja que cuenta con 2.000 ovejas, 6 perros ovejeros, además de gallinas, gansos y alguna vaca. Lo más impactante es que entre ella y su marido atienden la granja, sólo excepcionalmente tienen ayuda. Además hacen mantequilla y otros productos caseros. Yo, lo flipo. En una granja no hay ni un día de vacaciones, ni fin de semana, los animales quieren su comida y su atención siempre. ¡Que locura, dos personas y todo ese ganado!.

Para volver hay cambio de conductora. Tanto la de la ida como la de la vuelta son parlanchinas. No todos los días tienen la oportunidad de hablar con gente que no sea local y supongo que para ellas esto de transportar viajeros es un día diferente en la monotonía y el alejamiento que viven.

La estadounidense que viaja en mi jeep con sus dos hijos, le pregunta por colegios, estudios y bla, bla, en lo que no estoy muy interesada. Si estoy más interesada en saber cómo se gana la vida allí la gente, si es fácil o no. Esta dice que no es fácil, que ella tiene 3 trabajos para poder sobrevivir. ¡ Además del clima, madre mia ¡!!

Se nota el cambio en la conducción, ya os había comentado que la de la ida era muy hábil en aquel terreno, esta vez hemos empeorado. Nos metemos en dos hoyos profundos y los salvamos con éxito. En el tercero nos quedamos atascados allá abajo. Después de dos intentos sin conseguir salir ya saben que si siguen intentándolo es peor.

El jeep que va delante vuelve; rápidamente sacan una cuerda que enganchan a nuestro 4×4 y en menos de 3 minutos seguimos la marcha. Está clarísimo que están acostumbrados a este tipo de maniobras y también que por eso van en grupo de 4. Todo controlado.

IMG_6623.Remolcados

Nuestro 4×4 necesita un cable para salir del atolladero

Mientras nos rescatan, en otro jeep alguien abre la puerta y pota. Si, el traqueteo es importante y hace falta estómago estable. Los del jeep de atrás se bajan y nos hacen fotos. Todo muy divertido. Yo, la foto la hago desde dentro.

Logramos llegar al asfalto con otra hora de traqueteo. La verdad, agradecí mucho dejar la tundra esa y el bamboleo.

Ya en puerto Stanley, me dispongo a pasearlo todo. Es verdad que solo son 2.000 y poco habitantes, pero todos viven en casas unifamiliares, por lo que recorrerlo todo a pie no es posible. Pero si se puede caminar “el centro”, que me parece gracioso llamarle así, pero es donde está lo más importante, además de una especie de paseo marítimo no exento de cierta gracia.

En el centro y en todo puerto Stanley hay 3 pubs, o sea, no mucho donde escoger, una oficina de información turística, una iglesia católica y una catedral anglicana, además de la casa del Gobierno, donde está más que súper- rotulado que no se puede pasar.

IMG_6633.Malvinas.Falkland. Pub

Uno de los tres pubs para elegir

IMG_6828.Falkland.Tourist.Information

A pesar del gorro y anorak, esto es verano, quizá venga algún turista

IMG_6638.Malvinas.Falkland

Casas en puerto Stanley

IMG_6668.Malvinas.Falkland

Un busto de Margaret Thatcher preside el paseo

IMG_6644.Malvinas.Falkland

Los “green house” o invernaderos enanos tan frecuentes en las casas inglesas

IMG_6684.Malvinas.Falkland

La casa y oficina del gobernador con su cuidado jardín

Finalizo aquí la segunda parte sobre Islas Falkland o Malvinas y terminaré de enseñaros más de puerto Stanley y mi partida de allí en el próximo y último post sobre estas islas situadas a 700 kms. de la costa  argentina.

 

Parte 1 : Un día en Islas Falkland o Malvinas (1)

Parte 3: Un día en islas Falkland o Malvinas (y 3)

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

Copyright © – Todos los derechos reservados.

 

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram ¸https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

Un día en Islas Falkland o Malvinas (1)

He estado bastante tiempo fuera, viajando, navegando, una de las cosas que más me gusta hacer. Volví muy cansada y con un resfriado triple que pillé en el Mar Antártico, así que aunque no paré de pensar en subir un post, francamente no podía.

Hoy estoy encantada de compartir con vosotros mi experiencia de principios del recién estrenado año, visitando las islas Falkland o Malvinas, según las se refieran a ellas los ingleses o los argentinos.

Debido a la controversia que existe sobre esa zona sólo voy a relatar lo que viví, experimenté y un poco de historia. Lo que el futuro depare a esas remotas islas está por ver.

Están localizadas en una prolongación de la plataforma continental patagónica, en una remota parte del Océano Atlántico sur. Terreno accidentado y una costa de acantilados, cientos de pequeñas islas e islotes, donde están situadas granjas de ovejas y abundantes colonias de pájaros.

El tipo de vegetación es tundra. La tundra es un tipo de bioma propio del  clima subglacial caracterizado por el subsuelo helado y la ausencia de árboles. Se trata de terrenos llanos, con el suelo cubierto de musgos y líquenes. Se puede apreciar en las fotos.

IMG_6352.Jeeps

Campo a través por las Islas Falkland o Malvinas

IMG_6364.4x4.Cerca del mar.

Musgo y líquenes como plataforma y mucha agua bajo ellos

IMG_6618.Baches de barro.

Uno de los muchas trampas para 4×4 donde puedes quedarte atascado

Campos de Minas: Después de la guerra de 1982, a la que después me referiré, quedan muchos campos de minas. Se han ido retirando las que se pudieron y el resto están señalizadas con balizas que no se pueden sobrepasar. ¿Por qué no se han retirado todas? Además de otras posibles razones, el complejo suelo de las islas hace que las minas se vayan moviendo, son difíciles de estabilizar y por lo tanto de quitar. Así que allí siguen los campos minados.

La primera noticia acerca de estas tierras la tenemos a través de Américo Vespuccio, en 1502, quien dijo haberlas avistado.  En 1592 el inglés John Davis, confirmó el avistamiento de las islas.

En 1690, el capitán inglés John Strong, pone nombre al canal que divide las islas en honor del tesorero de la marina Lord Falkland.  No obstante, en 1764 Louise Antonine Bouganville las reclama para el rey francés Luis XV.

En 1767 la colonia francesa es transferida a España tras el pago de 25.000 Libras de la época. Todo un dineral.  En 1806 el gobernador español se retira de Puerto Soledad, como así se había denominado el lugar, ya que necesitaba todas las tropas disponibles para las insurrecciones de aquella época en Montevideo.

En el año 1828 Luis Vernett, mercader de Hamburgo, establece un asentamiento en las islas, después de una aprobación de las autoridades inglesas y argentinas.

En 1833 los británicos reclaman la soberanía después de que Charles Darwin echara el ancla en ellas tras su incursión en el canal de Beagle.

Quizá algunos recuerden que en 1982 los argentinos reclamaron la soberanía en una guerra que duró 10 semanas, durante las cuales hubo 649 bajas entre los militares argentinos, 258 bajas de militares británicos y murieron 3 isleños.

Actualmente Malvinas o Falkland están bajo el dominio inglés, con su capital puerto Stanley,  situada en la isla del Este,  la más grande, y con un gobernador al que a partir de la guerra de 1982 se le recortaron los poderes decisorios.

¿Cómo es la vida de sus moradores? ¿A qué se dedican?

La economía de las islas fue desde 1870 a 1980 fue la pesca ballenera y de focas, así como aprovisionamiento de barcos.

Las cosas cambian a partir de 1980, se incrementa la presencia de pesca comercial y servicios a la industria de la pesca. Por supuesto también a la agricultura, en la que los locales engloban la producción de lana de oveja. Nada más ni nada menos que 1.700 toneladas de lana se produjeron en los años 2015-2016.

Se realizaron estudios para ver si había posibilidad de encontrar petróleo en 1996, pero las prospecciones dieron como resultado que no en cantidad suficiente para su explotación.

IMG_6354.Jeep subiendo.

Subir siempre es más fácil, tener un coche limpio, imposible

IMG_6358.3 jeeps de ida.

Todo es llano pero no por eso fácil de circular por ese terreno con mucha agua bajo la superficie

IMG_6360.Paisaje con vacas.

Pocas vacas, pero muchas ovejas

IMG_6612.Paisaje con 4x4.lejos

No parece muy fácil vivir en estos parajes

IMG_6626.Paisaje.

El barro de los 4×4 anteriores se pega en nuestras ventanillas

Mapa situación.

Situación de las Islas Falkland o Malvinas en el sur del Atlántico

Actualmente y seguramente para muchos sorprendentemente, ya que para mí fue una sorpresa, el turismo está tomando forma en la zona.

La visita no es facilita. Primero hay que llegar hasta allí, yo lo hice en barco, pero también disponen de un aeropuerto.

El barco, a no ser los muy pequeños, no puede atracar en el puerto, ya que no tiene calado suficiente, así que se baja a tierra en botes. Normalmente es bastante complicada la bajada a tierra por el fuerte oleaje. Afortunadamente el 1 de Enero el océano estaba bastante tranquilo y se pudo llegar a puerto en 18 minutos a su capital, puerto Stanley. Habitualmente lleva más tiempo y con más complicación.

Había contactado con un granjero que tiene jeeps para poder recorrer la isla y de paso poder observar pingüinos Rockhopper, los pingüinos de penacho amarillo o saltarrocas.

Somos 4 jeeps 4×4 los que nos trasladamos con 4 conductores durante casi una hora campo a través hasta llegar a la pingüinera. Allí todo es muy rústico y no iba a ser menos la conductora del 4×4 en el que iba yo.

Está encantada con la posibilidad de enseñarnos a pingüinos Rockhopper, por los que parece que tiene mucha simpatía y les adjudica mucha personalidad. Es divertido ver una persona tan entusiasmada de conducir por aquellos andurriales tan infernales, dando botes, arriba, abajo y girando la cabeza 360º como “la niña del exorcista” (frase que no es mía sino de otra viajera en otro de los 4×4).

Nosotros vamos los últimos, los otros 3 jeeps delante, en fila, pero nosotros no seguimos a los otros 3. Nuestra conductora sigue su propia ruta, cerca de los demás, pero no rodando por donde ellos ruedan. También me fijo que nosotros damos muchos menos botes que los 4×4 que van delante, aunque de botes vamos sobrados. Cuando le pregunto que por qué no sigue la misma ruta que los otros jeeps, responde: porque no soy buena seguidora. Ja!, después dicen de los gallegos. Lo que se llama una salida por la tangente.

Y así seguimos, botando, hasta llegar a los pingüinos. El paisaje es siempre más de lo mismo y como la comprobación del terreno ya estaba testada, nos alegramos de bajar de aquella batidora.

Finalmente, el avistamiento de la pingüinera hace que te olvides del largo e imposible recorrido. Asombrada estoy de haber podido hacer alguna foto mientras estábamos en ruta. Terminaré mi visita a las islas con el resto del relato y más fotos en la parte 2. Os dejo con alguna de las fotos de los pingüinos

IMG_6487.Colonia Rockhopper

Pingüinos Rockhopper de penacho amarillo o saltarrocas. Multitud de ellos aún son bebés

IMG_6371.Rockhopper.grupo.

Rockhopper, pingüinos con personalidad

IMG_6409.Familia de 3.

Una familia Rockhopper, los bebés aún no tienen cresta ni otros elementos adultos

IMG_6372.Rockhopper

Rockhopper, de frente o de lado, siempre curiosos de ver

IMG_6442.Amarte y cuidarte.

Te ayudo y te quiero para siempre, así son los pingüinos

IMG_6376.Rockhopper

Rockhopper en alerta

IMG_6390.Rockhopper.Cresta.

Rockhopper y su característica cresta

Con retraso, pero no con menos entusiasmo que si fuese el mismísimo día 1, en el que yo estaba tan entretenida y movida, os deseo un ESPLÉNDIDO AÑO 2018. LO MEJOR DE LO MEJOR PARA TODOS VOSOTR@S EN ESTE AÑO QUE YA HEMOS ESTRENADO. BESOS MIL.

 

Parte 2 : Un día en Islas Falkland o Malvinas (2)

Parte 3: Un día en islas Falkland o Malvinas (y 3)

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

Copyright © – Todos los derechos reservados.

 

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram ¸https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

Cuando la Navidad no tiene fecha fija

Todo fue casual, en un vuelo entre el Cairo y Bombay, actualmente denominada Mumbai. Hablamos media docena de frases corteses en el transfer entre el hotel y el aeropuerto. Otro cambio de impresiones en una escala técnica en algún aeropuerto a medio camino, muy dormidas ya que el vuelo era nocturno.

Nos quedábamos, una amiga y yo, 15 días en Mumbai, trabajo y turismo en el mismo paquete.

2000-colaba-paseando

Primera vez en Mumbai

El destino quiso que la mujer con la que había intercambiado unas cuantas impresiones, como ya relaté, trabajaba casi al lado del hotel donde nos alojábamos, así que terminó invitándonos a cenar. Cena para cuatro, ella y su marido, mi amiga y yo.

La noche que nos recogen en el hotel ella vestía el tradicional sari, estaba espectacular. La imagen no tenía nada que ver con nuestro aspecto cansado y ropa informal y cómoda  del día del vuelo.

El restaurante que habían escogido, más hubiese apostado por verlo en Nueva York que en la capital india. Les gustaba mucho por ser tremendamente divertido. No sólo era la comida, sino la originalidad de la puesta en escena. Los camareros, súbitamente dejaban de servir mesas para hacer una coreografía mientras cantaban; algunas bebidas se servían en unas copas tan altas que debías ponerte en pie para poder beber. Era una mezcla de sensaciones inesperadas y simpáticas. Lo disfrutamos mucho, fue una velada perfecta.

Los indios son indescriptiblemente hospitalarios. Fuimos a tomar un té en su casa para conocer a su hija. Encantadora como su progenitora, muy simpática, guapa y con una vitalidad desbordante.

Así fue como comenzó mi amistad con Villoo, que ha perdurado a través de años. ¿Pueden llegar a conocerse dos personas a través de correos electrónicos?. Diría que si, si ambas son sinceras y honestas.

Poco a poco, fue participando de mis alegrías y penas, luces y sombras. En tiempos difíciles siempre me ha ofrecido su casa y pasar un tiempo con ellos hasta que me recuperase de los reveses de la vida. Nunca fue posible hacerlo, pero lo relevante siempre ha sido su cercanía y disponibilidad para ser un refugio, además de sus acertados consejos.

A pesar de que también he sido partícipe de sus penas, dolores y preocupaciones, siempre he sentido que estaba siendo ayudada, más de lo que yo podía ayudar.

Mi amiga es dulce, amorosa, y tiene la facultad de decir las palabras adecuadas en cada momento. Siento que tiene el don de la sabiduría, una mezcla de inteligencia y corazón difícil de explicar, fácil de sentir.

Hace casi 4 años ya, volví a India por tercera vez para un recorrido por los Himalayas indios, una dura e impresionante experiencia por encima de los 4.000 metros de altitud, en el denominado pequeño Tibet.

Me invitaron a quedarme con ellos en Mumbai al final de mi periplo. Me había dicho: “el tiempo que desees”, con su generosidad habitual; decidí que una semana era lo adecuado.

33_bombay-puerta-india

Puerta de la India, un lugar imprescindible en la visita de la ciudad

No voy a negar que estaba un tanto inquieta, no sabía cómo iban a desarrollarse aquellos días, aunque, por otro lado, mi conocimiento sobre ella, mi instinto indicaba que todo iría bien.

Cuando llegué a su casa, después de 2 vuelos que ocuparon todo el día, más las 3 semanas previas estaba extenuada. Había comenzado a tomar las pastillas para la malaria, imprescindibles para permanecer en Bombay en época de monzones: lluvia y humedad tórrida. Tan imprescindibles como matadoras, te dejan tumbada.

Villoo había pedido un día libre en su trabajo para acompañarme durante todo el primer día y salir de compras o lo que yo prefiriese hacer. ¡Que desastre! Debido a mi extremo cansancio y las pastillas, aquel día después de ducharme, desayunar e ir las dos a unos almacenes que me traían muy buenos recuerdos de mi anterior estancia, escasamente duré en pie media hora.

Hubo que volver a casa, acostarme y dormir durante 24 horas, del tirón, sin levantarme ni para ir al baño.

Me sentía fatal por no haber podido aprovechar el día libre en su compañía. Ella le restó importancia al asunto, aunque realmente estaban preocupados con una extranjera en su casa durmiendo tantas horas seguidas sin dar señales de vida. ¡No te levantaste ni para comer!, dijeron al día siguiente. Imagino su preocupación, mientras yo recuperaba.

A partir de ahí, nada había sido dejado al azar. Había un plan para cada uno de los días que permanecí con ellos. Conocí su día a día, incluida la compra en un supermercado con la hermana, mientras ella iba a trabajar. Lo disfruté mucho, fue curioso a la vez que gracioso. Pero lo más llamaba mi atención era lo cómoda y bien acogida que me sentía.

Volcados conmigo, me sentía un tanto desbordada y sin posibilidad de invitar a nada ya que estaban previsto todos y cada uno de los días. Imposible relatar tantas sensaciones.

Una noche sus amigos más cercanos venían a cenar a casa. Una guirnalda de flores adornaba la puerta de la entrada y unos dibujos en el suelo que llamaron mucho mi atención, pequeños detalles pero muy agradables.

06_bombay-guirnalda-flores

Guirnalda de flores en la entrada

05_bombay-suelo

Decoración en el suelo, especialmente hecha para aquel día

Me había preguntado cómo serían los amigos y si tendríamos algo en común para conversar. Muy pronto verifiqué que habría podido conversar con ellos durante muchas cenas. Sus amigos son cálidos, cercanos, divertidos, con conversaciones que me transportaron a mundos desconocidos pero realmente interesantes, en los que me hubiese gustado profundizar. Por otro lado, sobre España sabían casi tanto como yo misma. Una noche entrañable, difícil de olvidar.

Finalizando la velada me percaté de que mi amiga y su marido se acercaron de manera muy cariñosa y se dieron un piquito. Fue un momento, tan natural a la vez que tierno, una imagen que se quedó grabada en mi cerebro. Un matrimonio que habiendo celebrado ya los 50 años de casados, todavía se tienen esa devoción, me conmueve.

Mis días con ellos llegaron a su fin y volví envuelta de una sensación de tranquilidad y  paz, contagiada del ambiente que se respira en aquel entorno.

03_bombay-cena

Preparados para la velada

Es imposible describir todas las sensaciones de los momentos vividos en aquel hogar y los recuerdos acumulados en aquella semana, todos ellos contienen mucha emoción.

A pesar de todo lo dicho, es una familia normal, con problemas, sinsabores, reveses y las preocupaciones que conlleva cualquier vida, pero más que nada, lo que allí se respira es armonía. Deduzco que ha sido siempre su forma de vivir desde el comienzo de la relación, quizá desde antes de comenzarla; ese modo de existir es algo que no se improvisa.

Sus mentes abiertas, sin tabúes, donde cualquier cosa puede ser hablada de una manera pausada, medida, sin estridencias, es otra característica de ese extraordinario grupo de personas que tuve la suerte de conocer.

Son conscientes de la realidad que les y nos rodea, están implicados en ayudar a los demás de diversas formas, ya que también hablamos de ello. No viven en una burbuja alejados de la realidad, sino todo lo contrario, podrían hacerlo, como tantos otros, pero no lo hacen.

Si habéis llegado hasta aquí en la lectura de esta entrada, estaréis pensando ¿ y esto qué tiene que ver con la Navidad?.

Las Navidades, desde mi actual punto de vista, se han convertido en una celebración carente de sentido. Ya sólo las entiendo cuando hay en casa niños pequeños. Por lo demás es una disculpa más para el mercantilismo más feroz.

Han perdido el sentido que tenían no hace tantos años, convirtiéndose en una loca carrera de compras de regalos que, frecuentemente, ni son agradecidos, sino que se perciben como una obligación por parte del que ofrece el regalo. Además y a veces, también como una batalla familiar con resultados inciertos.

Mucha gente, incluida yo misma, por diferentes motivos, hemos decidido que es el momento de poner tierra por medio y si es a un lugar donde no exista la falacia navideña, mejor que mejor.

001-puerta-india

Vista desde la ventana del hotel en mi primera visita a Mumbai

Este año, que no puedo evaporarme, vuelvo la mirada hacia ese lugar de Oriente medio, con nostalgia. Allí SI encuentro un permanente espíritu navideño, aunque no se celebre la navidad, y me imagino envuelta en un invisible manto de cariño y serenidad con solo pensar en ello.

Deseo, de corazón, para todos vosotros, que vuestras vidas se llenen de esa paz interna que me invade cada vez que estoy en contacto con mi querida amiga Villoo. ¡Felices Fiestas!

 

Entradas sobre los Himalayas indios, el denominado Pequeño Tibet

Ladakh, Pequeño Tibet. Nueva Delhi

4.000 metros de Altitud. Leh

Festival Budista Tibetano

4  Imágenes para el recuerdo. Pequeño Tibet

Un atentado nos sorprende en Lamayuru. Pequeño Tibet V

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038