Archivo de la etiqueta: Sada

Puerto deportivo de Sada, un trocito de cielo

Hoy, os presento Sada, municipio de la provincia de la Coruña, situado en las Rías Altas de Galicia, dentro de la ría de Sada-Betanzos. Dista 20 km. de la capital de provincia.

Tiene clima atlántico, así que posee las características propias de la costa norte gallega: suavidad de temperaturas y poca oscilación térmica, además de la agradable temperatura media de las aguas de la ría de Betanzos, que permite la práctica de diferentes actividades náuticas durante todo el año.

La pesca y el turismo se sitúan como industrias principales.

Sada mira al mar, lo ama, su desarrollo es a lo largo de la línea de la costa, por lo que detrás de sus 2 playas en el centro, se asoman hileras de edificios que quieren ver permanentemente el constante oleaje además de su abundante fauna.

Desde el puerto deportivo vemos la playa de las Delicias, 150 m a la izquierda y la playa Nueva, 450 m. bordeada la última por un parque que separa la playa de las viviendas.

Sada, playas urbanas

Sada
Sada

Mirar al mar, pasear a lo largo de su costa y recibir el sol a la vez que la brisa marina es algo tan sencillo como fantástico. Esto se convierte en un lujo en momentos como el que estamos viviendo de pandemia. Sada, aunque poco afectada por las restricciones debido a la baja incidencia de contagios, sigue los protocolos sanitarios pertinentes que no impiden salir a respirar a pleno pulmón sus yodadas brisas.

Nos encontramos a finales de noviembre, con un sol brillante espléndido que nos ha acompañado a diario durante todo este otoño. Salir a disfrutar de esas pequeñas maravillas al alcance de la mano, es un privilegio que no desperdicio. Así que os invito a acompañarme uno de esos días en los que mi recorrido es dar una vuelta por el puerto deportivo, Sadamar y os mostraré rodeada de embarcaciones deportivas, las hermosas vistas de la ría Sada-Betanzos.

Si bien el paseo marítimo sadense es mucho más largo, hoy, para no cansarnos, caminaremos por esta zona.

Vistas desde el puerto deportivo de Sada

Vistas desde el puerto deportivo de Sada, se vislumbra la playa de Gandarío

Vistas desde el puerto deportivo de Sada

Más adelante, por la derecha, podemos ver la playa de Gandarío, 600 m. y mas adelante el excelente arenal de Miño, 2.900 m.

Vistas de la playa de Miño

Mientras a nuestra izquierda vamos bordeando las motos de agua, lanchas a motor, para más adelante contemplar como los veleros se miran coquetos en el agua dibujando unos zigzagueantes palos.

Sada
Sada
Sada

Aunque es otoño y la mayoría de veleros están en dique seco para trabajos de mantenimiento o reparación, todavía quedan los suficientes en el agua para poder observarlos reflejándose en el agua.

En dique seco
En dique seco

Si seguimos hasta el final de la parte deportiva veremos el puerto pesquero. Depende de los días y de la época del año, podremos ver a lanchas haciendo marisqueo, extrayendo de los fondos marinos el tan apreciado marisco de nuestras costas. #Explora #Saborea #Disfruta

Sada

Final puerto deportivo con vistas al malecón del puerto pesquero

Sada

Mezcla de actividades: marisqueo y navegación en noviembre

Sada

Volvemos por la misma ruta, volviendo a observar el tranquilo descanso de los veleros, así como más atrás otra línea de edificios que también quieren miran a la ría, así como a las playas vecinas. Unas vistazas tienen todos los edificios que miran a la costa.

Sada
Sada
Sada
Sada

Desde el puerto pesquero, a continuación del puerto deportivo, las vistas de Sadamar también son estupendas.

Sada
Sada
Sada
Sada
Sada
Sada
Sada
Sada
Terrazas de Sada con vistas al puerto deportivo

La ultima vista desde Sadamar son embarcaciones en dique seco con sus velas reflejadas en el agua, además de estéticas barcas parece que puestas para una mejor composición de la foto. 🙂

Finalizo el paseo, tomando un piscolabis en una de las muchas terrazas al aire libre que se distribuyen por todo Fontán, puerto pesquero de Sada, del que otro día hablaré. Aquí la hostelería está abierta, únicamente con restricciones de aforo. Me distraigo durante unos minutos observando por última vez las embarcaciones reposando tranquilamente esperando a que sus disfrutones propietarios tomen la determinación de sacarlas a pasear. Me encanta esta vista marina que comparto con vosotros.

Sada
Sada

Sada paraíso, trocito de cielo que tranquiliza el ánimo.

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

Regalos Inolvidables

Todos sabemos que la vida no son los cien metros lisos, sino un maratón que hay que gestionar muy, pero que muy bien, si no se quiere quedar enganchado en las mil y una vallas que vamos encontrando por el camino.

Tardé un rato en comprender esto, porque para las impacientes como yo, incapaces de aguardar 10 minutos en una cola, determinadas cosas se nos antojan tediosas y demasiado largas.

Lo del rato es puro eufemismo, fueron años de aprendizaje. Es verdad que para otras cosas soy todo lo contrario, extremadamente paciente, quizá en lo que no debiera, pero asumo que el ser humano está lleno de contradicciones y ¿quién soy yo para modificar ese mecanismo tan complicado?

Dentro de ese estado de actividad e impaciencia que me caracteriza, donde frecuentemente pienso que la gente “va lenta” y es que a lo mejor  yo voy “demasiado rápida” hay un asunto en el que siempre me ha gustado detenerme y saborearlo profundamente,  la compañía de mis amigos y la de las personas que me gustan.

Esto es lo que viví el pasado 20 de Septiembre y que ha dejado una hermosa huella en mí, en mi corazón.

Por primera vez, después de 2 años de navegar por el proceloso mundo bloguero, las redes dieron paso a las personas.

La dulce Melba y el afilado Icástico mostraron sus corpóreas apariencias. A Melba la acompañaba una amiga tan encantadora y dulce como ella, María, ¡pobrecita mía, que soportó estoicamente nuestro mundillo inalámbrico!.

Fue un bonito día donde todo fue perfecto; quizá por encargo de María, hubo una conjunción de astros y en un día de final de septiembre el tiempo fue espectacularmente bueno, con un sol de justicia, pero perfecto para comer en una terraza cubierta para que no nos torrase el sol, con vistas a la ría de Sada y a su puerto repleto de veleros.

El escenario estaba más que bien, pero la compañía realmente era lo que contaba.

Puerto de Sada

Vistas desde la terraza del puerto de Sada donde comimos

A los escritores, a los blogueros, los imaginas de una manera por su forma de escribir, pero frecuentemente me ha pasado con escritores conocidos y reconocidos que sus vidas personales distan mucho de ser lo que transmiten a través del papel y decepcionan.

El conocimiento de Melba no defraudó para nada sino todo lo contrario, en persona gana. Ese ser sensible, pero fuerte, empático, asertivo,  comprometido con muchas causas que ahora no voy a relatar aquí, estaba allí, compartiendo mesa, sonriendo con una sonrisa que te transmite además de buen rollo, una idea de buena gente, de esa gente a la que todos nos gustaría tener en nuestras vidas en los momento de crisis, ya que apoyaría pero no empujaría.

Puertorriqueña de nacimiento y residente en Usa, viajó desde allá para venir a conocer a personas con las que interactuaba en la distancia, a las personas con las que está conectada a través de la red. Priorizar las personas y la experiencia con ellas, todo lo que pueden aportar por encima de ver sitios o cosas, realmente me ganó para su causa. Seguramente porque yo priorizo a las personas sobre todo lo demás, me sentí identificada con ella, en su misma onda.

No obstante soy de hacerlo todo, me estreso yo solita y dado mi carácter de fuguilla impenitente, después de pasar por una tienda, que con mucha ironía describe Icástico en su post, que adjunto para que saquéis vuestras conclusiones, Icástico y su ironía, les propuse ir al Parque Monte de San Pedro, ya que desde allí se divisan una de las vistas más bonitas sobre A Coruña. Me parecía una pena que partiesen sin visitar el espléndido parque.

Sería sobre las 7 de la tarde, el sol estaba bajando, ni una pizca de brisa,  ideal para aquel pequeño paseo y vista de pájaro sobre la ciudad.

El recorrido fue fugaz, aunque ya sé que largo para nuestra Melba y sus problemas para caminar. Me sentí mal por haberlo propuesto;  sentí alivio cuando a posteriori me transmitió que los dolores se pasan y las impresiones y visiones continúan en el recuerdo. Uf, si, alivio.

¿Qué me queda pendiente de esta experiencia? Haber podido pasar más tiempo conversando, intercambiando, intimando en suma. Desafortunadamente, el tiempo era el que era, pero mi regalo de aquel día fue conocer a personas que realmente merecen la pena por la calidad de gente que son, que al final es lo que importa y que son regalos de vida.

Me ha quedado una grata, gratísima impresión de haber conocido a seres bellos, de belleza interna y externa. La sensación de tranquilidad que transmiten y la de aquel  refrán de “Vísteme despacio que tengo prisa”, pues también, conversa despacio que los sentimientos son más intensos y mejores.

En un mundo donde priman los egos y la acumulación de cosas, es maravilloso encontrar a personas que encuentran gran satisfacción en acumular momentos hermosos con otras personas.

Gracias Melba y María por una forma de ser envidiable; gracias Antonio por ser un anfitrión tan estupendo y tan bien mandado en el tiempo que compartimos. No sé si eres tan bien mandado siempre, jajaja.  Por supuesto, también me gustó mucho conocerte, Antonio, pero este post era un abrazo fuerte, profundo, que tenía pendiente con Melba.

Todas las fotos fueron tomadas apresuradamente aquel día y son un pequeño recuerdo visual del periplo.

Monte.S.Pedro.Baterias de Costa

Baterías de costa, en un recinto antaño estratégico. Hoy típico sitio donde subirse para una foto

Vistas Monte S.Pedro

Punto estratégico desde donde contemplar el paso de barcos, yates, veleros y cruceros…

Estanque Monte S. Pedro

Reflejos en el estanque del Monte de San Pedro

Melba.Antonio.Maria

Melba y Antonio, blogueros de pro y la siempre sonriente María.

Torre de Hércules

Última vista antes de irnos, la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad

Vivencias imprevistas, a menudo son las mejores;  en este caso así fue. Que lo más importante sean las personas por encima de todo lo demás, eso es uno de los mejores regalos que se pueden recibir, eso fue el 20 de septiembre, un precioso día por todo lo que acabo de relatar y todas las emociones que contiene. Besos mil por esa espléndida jornada para los tres: Melba, Antonio, María. Los tres y cada uno de vosotros fuisteis imprescindibles para que la tarde fuese redonda.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

Copyright © – Todos los derechos reservados.

 

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es