El 3er.accidente más caro de la historia: hundimiento del petrolero Prestige

Mañana día 13 se cumplen 15 años del tremendo desastre del hundimiento del petrolero Prestige frente a las costas de Galicia, exactamente en A Costa da Morte. El accidente afectó a 2000 kilómetros de la costa gallega, española, francesa y portuguesa, aunque la mayor incidencia del derramamiento del fuelóleo lo tuvo A Costa da Morte, en Galicia, zona cero de la desgracia.

El petrolero monocasco, en deplorables condiciones, que se podían denominar como no aptas para la navegación, cargado con 77.000 toneladas de fuel, se accidentó durante una tormenta frente a nuestra costa el 13 de noviembre de 2002.

Tras varios días de una deplorable gestión en la que nadie quería asumir la responsabilidad de las decisiones, incluso públicamente se minimizó lo que serían las consecuencias del vertido, el petrolero después de haber sido alejado del punto inicial del accidente, terminó hundiéndose a 250 kms. de nuestra costa.

El vertido de la carga causó una de las catástrofes medioambientales más grandes de la historia de la navegación, tanto por la cantidad de contaminantes liberados como por la extensión del área afectada, una zona comprendida desde el norte de Portugal hasta las Landas de Francia. En Galicia el episodio tuvo la más grave repercusión.

Una parte de la historia de esta épica tragedia la relaté en este post que adjunto, para no repetirme: Muxía, ayer cercano y hoy. (I) Costa da Morte en el que describo, con lágrimas en los ojos,  lo que pasó aquel aciago día de noviembre y la marea humana de solidaridad que se desató, con gentes venidas de todos los países del mundo para ayudar en la ingente tarea de limpiar nuestras costas. Un gesta sin precedentes que los gallegos no olvidamos.

El derrame del petrolero Prestige es considerado como el tercer accidente más costoso de la historia. La limpieza del vertido y el sellado del buque tuvieron un coste de 12.000 millones de dólares, según algunas fuentes, el doble que la explosión del Challenger pero por detrás de la desintegración del Columbia y el accidente nuclear de Chernobyl.

Un desastre bestial cuya zona cero fué Camariñas y Muxía (Costa da Morte). 15 años después y hasta el momento no ha habido indenmización ninguna al estado español por haber originado esta hecatombe. El asunto sigue en los tribunales con el aspecto de encallar igual que encalló el maldito petrolero.

He recopilado unas cuantas fotos impactantes sobre la devastación que no necesitan ningún tipo de explicación: chapapote por toneladas y gente increíble, por lo durísimo de de la tarea acometida,  limpiando las toneladas vertidas por el buque, en una lucha desigual.

Prestige.Petrolero.

Petrolero Prestige, partido y hundido frente a las costas gallegas el 13 Noviembre 2002

Prestige Fueloleo en playa.

Patrolero Prestige: Gruesas capas de fuelóleo llegan a las playas y costas gallegas, zona cero del desastre

Millones de peces, mariscos y fauna en general murieron como consecuencia del terrible vertido.

Prestige.chapapote y pala

Prestige: ¿Cuántas paladas hacen falta para recoger toneladas de chapapote? Titánica labor

Prestige chapapote en baldes

Prestige : ¿Cuanto trabajo es necesario para llenar los baldes en alta mar y llevarlos a tierra?

Prestige chapapote y hombres.

Prestige. Trabajo de recogida del fuel en alta mar. Trabajo de héroes

Prestige.Chapapote y mujer.

Petrolero Prestige: Mujer trabajando en la recogida de chapapote. Para llorar

Prestige la marea blanca.

Voluntarios de muchos paises ayudaron en la terrible tarea

Prestige.Petrolero maldito.

Recogiendo chapapote, cada marea traía aún más. Una labor desesperante

Prestige.Chapapote en playa.

Petrolero Prestige. Voluntarios recogiendo fuelóleo en la playa, mientras la marea trae más.

Después de este terrible accidente, mal gestionado, donde como es habitual, unos se pasaron la pelota a los otros sobre la responsabilidad de las decisiones o no decisiones tomadas o dejadas en tomar en el momento preciso, se produjeron manifestaciones y fué cuando se acuñó el lema: NUNCA MÁIS, (NUNCA MÁS),  que desgraciadamente, a partir de esa fecha se ha repetido demasiadas veces para otros desastres como los incendios.

El problema continúa, no está totalmente resuelto a pesar de los millones de horas empleadas por voluntarios principalmente, gente de nuestra costa y el ejército.

A Costa da Morte, así como la costa gallega en general,  tiene mucho tráfico marítimo que se dirige hacia o desde el norte de Europa. Es una zona de muchos naufrágios, de ahí su nombre (Costa de la Muerte), aunque ninguno tan devastador y ruinoso como el del petrolero Prestige, razón por la cual el mencionado buque ha pasado a los tristes anales de la historia de los accidentes mundiales.

Prestige.hundimiento con rotulo.

El petrolero Prestige siendo devorado por el Atlántico en medio de un mar de fuelóleo

Para finalizar este triste recuerdo de una fecha inolvidable, resaltar que a día de hoy A Costa da Morte es un zona especialmente recomendable para visitar; siempre lo ha sido, pero ahora, recuperada en su mayor parte del caos y ruina que produjo el maldito barco, se puede disfrutar de unas playas espectaculares y limpísimas y unos productos del mar deliciosos, que además tienen historia: la de un inmenso trabajo para que todo sea mejor que antes. Personalmente tengo gran afición a visitarla y allí me siento como en casa.

 

 

Texto: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

 

 

 

El Café de los Muertos y el 1 de Noviembre

¿Sabes lo que es un “Death café”?

¿Tienes por tradición poner flores en donde están enterrados tus seres queridos fallecidos? ¿Hablas o hablarías sobre la muerte y todo lo que conlleva? ¿Hablas de esos temas en familia o es un tabú? ¿Lo hablarías con desconocidos? ¿Pensaste cómo te gustaría ser recordado o enterrado?

Si alguna vez te has planteado alguna de esas preguntas y muchas otras al hilo de la muerte, este tema puede ser interesante para ti.

El 31 de Octubre de 2014 se celebró en la Coruña el primer “Death café” organizado en España. En español se traduce como “café de los muertos”, que suena un poco impactante, aunque nada más lejos de la realidad.

El “Death café”, se celebraba ya en más de 20 países y en cientos de locales alrededor del mundo y despertó un alto interés cuando en el 2014 se celebró en una cafetería de la Coruña, donde ya se hacían más actividades como cafés filosóficos entre ellas.

La fecha no fue casual, el 31 de Octubre, víspera del día de todos los Santos. Es una fecha llena de simbolismos, por un lado el Samaín de origen celta, por otro el Halloween y también las festividades religiosas.

A pesar de que no haber contado con una difusión en prensa adecuada al novedoso tipo de evento, el local donde se realizó, auténticamente se petó; es más, la cafetería se quedó pequeña. Gente en la calle que no pudo entrar y otros venidos desde 90 kms.de distancia, se quedaron fuera por falta de sitio.

Fui una de las asistentes a aquella sesión mágica, y puedo hablar de la experiencia en primera persona. Sorprendentemente, para quienes piensen que allí sólo había vejestorios, tremendo error, fue todo lo contrario, la mayoría de las personas eran jóvenes o de mediana edad.

Cuando la propietaria de la cafetería, donde éramos habituales, nos adelantó que se iba a organizar, amigos míos se horrorizaron, no quisieron ni oír hablar del tema. Otros, sin embargo, nos apuntamos rápidamente.

Death cafe

Cartelería del Primer Death Cafe en España

 

Lo que se emitió en los medios audiovisuales:

 

La idea está basada en los estudios de un suizo, sociólogo y antropólogo, que posteriormente patentó y organizó un inglés, Jon Underwood, cuya madre es sicóloga.

Se trata de “sacar a la muerte del silencio”.

La idea no es vana, está bien pensada y puesta en práctica. Se reúnen las personas en grupos de 4 ó 5 y suele haber 3 ideas sugeridas, a modo de guión; aunque no es obligatorio seguirlas, sí ayudan a desarrollar determinadas reflexiones. Las sugerencias cambian en cada sesión.

¿Por qué se celebran en una cafetería? Pues es un ambiente en el que se comparte un café, un té y normalmente un pastel, bizcocho, algo dulce o salado. Y entre sorbo y sorbo se van desgranando los pensamientos que cada uno quiera compartir, sus inquietudes, o se resaltan diferencias de distintas procedencias, que seguramente, de no hablarlo, ni habrías caído en la cuenta.

Una de las cosas que me llamó la atención en aquella primera reunión, en la que ninguno sabíamos a lo que íbamos, pero estábamos muy intrigados sobre cómo se desarrollaría la velada, fue el comentario de un hombre de Castilla. Remarcó su extrañeza al hecho de que en Galicia los cementerios están al lado de las iglesias. Nunca me había parado a pensar en esa diferencia regional.

Las personas a las que no nos importa hablar de un acontecimiento del que un día Sí o Sí seremos los protagonistas, ganamos en ese intercambio. No son charlas que se aborden en familia a menudo, pero de pronto te encuentras comentándolo con extraños, sin el menor sonrojo ni incomodidad. Hay cientos de preguntas y temas para ser tratados. Además está la información que recibes de otras personas que han indagado más que tú en las diferentes vertientes de la idea y que están conectadas con diferentes maneras de vivir o de afrontar realidades, a menudo ya vividas.

En todas las sesiones hay un “facilitador”, en ésta ocasión una sicóloga que va rotando por las mesas, para ver cómo se desarrollan las conversaciones, por si en algún grupo alguien monopoliza la conversación o se han estancado.

Al final del coloquio, que dura entre hora y media o dos horas, hay una puesta en común sobre lo que ha ido surgiendo en cada grupo y se llega, o no, a alguna conclusión final, o simplemente se comparte lo vivido.

Dado que la idea está patentada, el lugar donde se organiza tiene que tener la aprobación como franquiciado, aunque es una actividad no lucrativa.

Al asistir a éstos cafés, te das cuenta de que la gente sale encantada, y eso es muy curioso. Nadie está triste ni es un tema tétrico, es un halo de vida. El objetivo es ayudar a la gente a mejorar sus finitas vidas. Se puede hablar, filosofar sobre pensamientos, sueños, miedos o cualquier otra área de muerte o modos de vivir la vida en este tipo de eventos. Incluso se puede guiar a quienes tienen a su cargo personas próximas a su final a llevar la situación de una manera serena, creando una atmósfera de tranquilidad y amor.

Hace muchos años que no tengo ningún reparo en hablar de esto con total naturalidad y libertad; sinceramente creo que es una iniciativa interesante para plantear con desconocidos, ya que seguramente ahí surgirán ideas sensiblemente diferentes y también reflexiones distintas a las que uno pueda tener.

Se procura intercalar a las personas que vienen en grupo en diferentes mesas, para que salgan de la zona de confort y que hablen fuera de tu entorno habitual.

Fuimos los pioneros de la experiencia en la Coruña, en Galicia. Me pareció un coloquio útil y más aleccionador de lo que cabría pensar. La gente fue respetuosa, agradable y participativa.

Estos encuentros siguieron realizándose una vez al mes durante bastantes meses. Desafortunadamente la cafetería donde se realizaban finalmente cerró y nos quedamos sin  “Death café”.

Desde este año, 2017, se celebran Death cafés en Madrid, Barcelona y algún sitio más, pero ser los primeros, en aquel momento que en España era algo totalmente nuevo y desconocido fue estimulante y  enriquecedor.

Hubo un corresponsal de un periódico que se quedó tan fascinado por el ambiente que se había creado en aquel primer encuentro; fue el último en irse y escribió una crónica preciosa, que lamentablemente no encontré en internet.

Como cada año, siguiendo la tradición, mucha gente irá a los cementerios a visitar a sus muertos; quizá compartir un “Death café”si tienes la oportunidad, sería asimismo muy reconfortante.

IMG_Dia de Difuntos

Tumbas con flores para el Día de Difuntos

IMG_Flores Dia de Difuntos

Cementerio con flores a la entrada de una iglesia para el Día de Difuntos

IMG_Iglesia.Dia de Difuntos

Iglesia románica del S.XII, adornada con flores para el Día de Difuntos

 

Taza de café

Compartir un café mientras se charla es la idea

 

Si puedes afrontar este pequeño reto, te recomendaría que en alguna ocasión asistieses a uno. Repasar en voz alta pensamientos que quizá nunca has exteriorizado sienta de lujo y compartirás ese tiempo con personas altamente sensibles que te aportarán nuevas perspectivas, modos de ver y actuar distintos a los que ya conoces. ¿Qué tal si vas y lo compartes con nosotros? Yo, lo acabo de hacer.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

Contracorriente: Bosques, Fragas

Estos días que tanto se habla de los devastadores incendios en los montes gallegos, me gustaría mostraros uno de los bosques autóctonos de la geografía galaica, que afortunadamente ésta vez ha permanecido incólume.

Este bosque se denomina “Fraga del Eume”. Supongo que lo primero que se te viene a la cabeza es preguntar: ¿Qué es una Fraga?. Fraga es la denominación en gallego para un bosque con árboles de diferentes especies. Y se denomina las Fragas del Eume ya que el río Eume discurre entre sus árboles, sus arbustos, sus helechos.

Este espacio verde posee entre sus especies robles y castaños, que forman un manto en otoño con la caída de la hoja, además de abedules, alisos, fresnos, tejos, avellanos y árboles frutales silvestres. Entre los árboles de hoja perenne encontramos acebos, madroños y laureles.

En éste tipo de bosque cada árbol tiene un lugar que la propia naturaleza ha elegido: los alcornoques, por ejemplo están situados en las laderas orientadas al sur. En las riberas húmedas y sombrías se conserva una amplia colección de líquenes, musgo y helechos que son una de las joyas de los bosques climáticos como Eume, y atención al dato, son restos de la Era Terciaria.

51_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Helechos en otoño, creciendo sobre un manto de hojas que caen de los diferentes árboles

77_Fragas.do.Eume.1024.Blog.

Colección de helechos de varios colores, reflejados en el Eume, joyas de los bosques climáticos

Con esta entrada solo pretendo un paseo por uno de nuestros preciosos bosques autóctonos, un descanso para la vista después de tanta tierra quemada. Seguramente las fotos puedan expresar mejor la belleza de la naturaleza, más que las palabras y sobre todo en un momento en que las palabras no desean salir, tienen miedo de tanto horror vivido.

Mejor destacar que hay 103 especies de aves, 41 de mamíferos y 8 de peces. Especies endémicas de invertebrados y reptiles como la rana ibérica, verificados en éste especial espacio.

¿Por qué esta Fraga especialmente en éste momento? Porque está considerada como uno de los mejores ejemplos de bosque atlántico termófilo del Continente Europeo. Se trata de una riqueza de valor incalculable, es una joya en forma de Fraga.

07_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Diversas rutas de senderismo nos llevan a diferentes tipos de árboles

08_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Musgo y líquenes denotan la antigüedad del arbolado

18_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Espacios para disfrutar en las temporadas de calor, que con la caída de la hoja se convierten en alfombras de color tostado

50_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Una estrecha senda asfaltada nos llevará únicamente hasta el Monasterio de Caaveiro

39_Fragas.do.Eume.Edit.1024.blog.

El río Eume, donde habitan 8 tipos diferentes de peces

69_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Uno de los mejores ejemplos de los bosques atlánticos termófilos del continente europeo

60_Fragas.do.Eume.1024.blog.

El río Eume desciende mientras coquetos, los árboles se reflejan en él.

71_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Helechos de 20 especies diferentes viven en este bosque

40_Fragas.do.Eume.Edit.

En esta senda comienza una de las rutas más fáciles para caminar por ésta Fraga

87_Fragas.do.Eume.1024.blog.

El lecho del río, a veces verde, otras verde agua, mientras las ramas se ven reflejadas

76_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Principios de otoño y día de niebla, multitud de colores en el bosque

61_Fragas.do.Eume.1024.blog.

Lugares donde el silencio, la paz, la belleza, están aseguradas

En este espacio, el árbol con mayor presencia natural es el Roble, pero también tiene gran presencia en el parque los Castaños, dominantes en algunas zonas.

Este precioso espacio, que en esta zona corresponde al Ayuntamiento de Pontedeume, permanece desde hace años sin problemas de incendios. Para comprender la situación hay que explicar que las Fragas es un espacio natural de extensión alargada y pertenece según qué zona a diferentes ayuntamientos que son: el de Cabañas, A Capela, Monfero, Pontedeume y As Pontes, todos ellos en la provincia de la Coruña.

En el año 2012 en la zona del Ayuntamiento de A Capela, el 31 de Marzo si inició un incendio que destruyó parte del parque y que no fue extinguido hasta el 3 de abril. Se estimó la superficie total quemada en 750 hectáreas, de las que unas 350 correspondían a las Fragas del Eume. De ellas 100 hectáreas se corresponden con fragas de gran valor patrimonial.

En aquel momento, como homenaje a este bosque que tanto amo, y presa de una rabia incontenible,  realicé este collage de imágenes anteriores que ahora comparto con vosotros.

Por casualidades del destino, o no,  la única copia impresa de esta composición se encuentra en Bombay (Mumbay, India) donde la guardan con mucho aprecio.

 

200_Fragas.do.Eume.Collage.50%

Composición de varias imágenes de las Fragas del Eume

Sigo con mi latiguillo anti-incendios, mientras haga falta:  DENUNCIA, EXIGE, PROTESTA, REIVINDICA.   QUEMAN GALICIA, NO LO PERMITAS, NO LO PERMITAMOS MÁS.

Termino únicamente recordando que la idea de esta entrada ha sido un pequeño paseo virtual por los colores amarillos, marrones y rojos, además de los sempiternos verdes que son los colores del otoño en el bosque. Este es un bosque, una fraga muy especial y deseaba compartirla con todos vosotros; compartir la belleza que se esconde detrás de cualquiera de las 20 variedades de helechos, los castaños, los robles, además de los rios, los riachuelos, las pequeñas cataratas que aquí denominamos “fervenzas” y toda la belleza de la naturaleza en su esplendor otoñal. Que nuestras retinas se inunden de estas maravillas mientras se regenera lo perdido. Espero que lo hayáis disfrutado.

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

Huele a tierra quemada que llora

Nos habían avisado y más que avisado sobre el huracán Ophelia, estábamos preparados. Preparados para el viento, las grandes olas, los cortes de circulación en el paseo marítimo, o sea un poco lo de siempre desde que se sacaron de la manga la ciclogénesis explosiva, que es un temporal de los de cuando yo era pequeña., pero con un nombre que da más miedo.

Pero, sin embargo, a nadie se le ocurrió que en la sombra de la noche, aprovechando los fuertes vientos que ya comenzaban,  unos desalmados incendiaran y asolaran nuestros montes, nuestros paisajes, nuestros ríos, la flora, la fauna y lo que es peor la vida humana.

Gente de la peor calaña y condición, aprovechando la sequía y el fuerte viento,  en el momento más dañino han devastado vidas, además de nuestra tierra, nuestra riqueza.

125 fuegos al mismo tiempo, eso no es casualidad, es una casualidad imposible.  Sin efectivos de brigadistas, porque ya no es verano, sin medios, los ciudadanos, de nuevo el ciudadano de a pie, ha salido a la calle y ha enfrentado el pavoroso enemigo que se llama fuego. Un enemigo bestial con el que no se puede jugar, porque tanto ataca de lado como de frente, por izquierda o derecha y vira cuando vira el viento.

Sí, hay personas muertas, una muerte espantosa, que prefiero no imaginar. Hay hogares destruidos, esos hogares que con tanto esfuerzo levanta la gente del campo, los menos favorecidos en la injusta distribución de riquezas.  Además, animales muertos y muerta la tierra por mucho tiempo.

Estamos rodeados por la devastación de unos bárbaros asesinos y sus siniestras intenciones que no comprendo.  Quizá todo esto esté fuera de lo que mi cabeza alcanza a entender.  Quizá sea demasiado retorcido para mí. No entiendo el beneficio en todo esto, mucho menos, en caso de haber beneficio, el coste que conlleva.

De nuevo, mi gente, exhausta ha defendido sus casas, sus campos, en una batalla enormemente desigual, la voracidad del fuego, la pequeñez de la persona contra las llamas gigantes.  Esa misma gente, mis gallegos, después de defender sus casas, de manera rudimentaria ya que no se estaban preparados para eso,( nunca se está), se han ido a ayudar a hermanos, vecinos, en otros pueblos. Sin dormir, sin fuerzas, allí estaban hasta la extenuación.

Faltaron muchas cosas, brigadistas que ya no estaban en activo, organización, efectividad, previsión. Faltó sobre todo una elaborada gestión de los montes durante años. Pero no sólo faltó, sigue faltando.

La gente salió a la calle, aún cuando no estaban en peligro y ayudó, se formaron filas para portear un poco de agua que no llegaba a nada pero no les salía del cuerpo quedarse en casa ante tal desolación, al menos eran una piña. “Malpocados”.

En agosto del 2006, yo estaba en Bayona (Pontevedra). También hubo una ola de incendios pavorosa. Desde la casa donde estaba veía cómo descendían los hidroaviones, que vinieron de refuerzo desde  Italia, Francia…… a ayudar en una quema sin precedentes hasta los presentes incendios.

Los hidroaviones, pasaban a no más de 4 metros de nuestro tejado, cogían agua en la playa y volvían a subir con la carga y así sucesivamente. Nunca antes había visto semejante espectáculo tétrico así de cerca. Fue aterrador y las imágenes se me quedaron en la retina. No se podían tener las ventanas abiertas, la ceniza cubría las colchas de las camas y todo el suelo, era complicado respirar.

Cuando regresamos de Bayona, a izquierda y derecha todo era devastación, olor a tierra quemada y una tristeza profunda porque ese paisaje, yo,  siempre lo había visto verde. Mi prima que había ido a visitarme recorrió la autopista, ya sin incendios pero calcinada, llorando, me dijo, todo el recorrido. No conocía esa Galicia.

Pensé que nunca podrían repetirse aquellas escenas que me parecían extremas. Pues sí,  se ha vuelto a repetir pero triplicada o más.

Esta vez todo ha sido peor, pérdida de vidas humanas, pérdidas de hogares que difícilmente se podrán recuperar de este revés, pérdida de nuestro patrimonio y mucha desesperanza.

Desconozco los oscuros intereses de todo esto, demasiado retorcidos para mis entendederas, creí que con el fuego todos perdemos, pero parece ser que no es así. No sé dónde está el beneficio de esta locura. Lo que sí sé es que quizá sea hora de que se dé un paso adelante y nos concienciemos que hay que denunciar, que los que incendian, son nuestros enemigos y que nos empobrecen.

Contra un enemigo, a quien no le importas nada, ejerce tu legítima acción de denuncia. Porque esto, que nos ha tenido colapsados y con el alma en un puño estos días y ahora con impotencia y ganas de llorar inmensas, ESTO, HAY QUE PARARLO. Alguna gente sabe, pero no dice, este es tu momento.

Tenía preparadas las imágenes de éste pescador para el post de esta semana y no voy a cambiarlas. Cuando las tomé, me parecía una temeridad ese pescador en medio de las grandes olas de mareas vivas, y pensaba escribir sobre la temeridad. Estar en medio de las rocas, cuando olas gigante como las de las imágenes, puede zapatearte contra el acantilado y arrastrarte sin posibilidad de sobrevivir por el impacto y la furia del mar, aunque los peces piquen, como se ve en las fotos, no me parece muy cuerdo.

18_Olas y Pescador

Entre rocas y grandes olas, pescador arriesgado

20_Olas y Pescador

21_Olas y Pescador

Pececito en el sedal, se ve a la izquierda de la imagen

23_Olas y Pescador

Pececito a la izquierda de la imagen

26_Olas y Pescador

Valiente o carente de sentido común para mantenerse delante de esas olas

27_Olas y Pescador

28_Olas y Pescador

30_Olas y Pescador

32_Olas y Pescador

34_Olas y Pescador

36_Olas y Pescador

A pesar de que en algún momento pensé que el mar se lo había llevado, seguía ahí.

37_Olas y Pescador

Hoy, después de todo lo que ha pasado y del inmenso dolor que produce ver toda la destrucción y aún con focos de fuego activos, más de 50, que ya es decir, ¡una barbaridad!, hoy, repito, un pescador que arriesga su vida por dar rienda suelta a su pasión no es tan descabellado. Al menos, si alguien pierde sólo será el. Con la acción de todas esas alimañas que incendian, perdemos todos, algunos incluso sus vidas.

De lejos, prefiero subir estas imágenes de pescador arriesgado a las de unos salvajes desalmados, tarados sin escrúpulos que deciden que hay personas que no importan, que hay vidas que no importan.

Con toda la fuerza de la rabia contenida, en nombre de tanta gente destrozada anímica y económicamente,  deseo lo que no le desearía a nadie, que los incendiarios, se incendien en su propia trampa mortal.

Muchos pocos hacen un mucho, así que Finalmente, una súplica: DENUNCIA, EXIGE, PROTESTA, REIVINDICA.   QUEMAN GALICIA, NO LO PERMITAS, NO LO PERMITAMOS MÁS.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

 

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

 

El hombre de la Casa Bonita

Hay una casa al borde de una carretera por la que suelo transitar, que siempre me ha llamado la atención. No es una casa impresionante, ni una de esas casas de arquitectura moderna que suelen impactar por sus líneas rectas y estar situadas en sitios estratégicos donde las vistas son espléndidas. No, esta casa sería una de tantas si no tuviese un toque tan especial que le confiere su decoración exterior a base de cerámica, por lo que siempre me llamó la atención.

sisoygallego.com 2

Elementos decorativos en cerámica de la casa bonita

Hace tres años por lo menos, un día me paré a hacerle fotos. Aquel día la luz no era la mejor y además la vivienda está situada en una curva sin visibilidad donde no es fácil de fotografiar a no ser arriesgando tu vida.

Además, no siempre llevo la cámara encima. Pero la semana pasada si la llevaba, la luz era estupenda y paré el coche en un pequeño espacio para que no estorbara.

Cuando llevaba hechas unas cuantas fotos salió un hombre por la puerta principal. Primero pensé que podría mosquearse por mi presencia allí afotando. Cuando vi que no era así, lo llamé y entonces se volvió a meter en casa. Pensaba que le estaba pidiendo hacer las fotos sin él. Muy considerado, pensé, más que considerado.

Cuando el hombre volvió a salir le pregunté acerca de la cerámica : quien la había hecho y si era de fábrica o de manufacturación artesanal.

Aquí llegó la sorpresa, todas las piezas están hechas por él y son de fabricación artesanal.

Me explicó que cuando yo lo llamé él interpretó que le estaba estropeando las fotos. ¡Por favor, como le iba yo a pedir, mucho menos prohibir salir de su casa porque me estropeaba la foto! Aclaramos ese punto y el hombre con aspecto de bohemio, una trenza recogía su pelo blanco y una ropa informal sobre la que llevaba una chaqueta ancha, me dice que siente tener aquel aspecto, pero es que se acaba de duchar. ¡Encima se disculpa!, me pareció entrañable.

Me invita a pasar dentro de la casa, donde hay una chimenea super especial, de la que no logro tomar una buena foto por falta de luz, de trípode o de flash. ¡ Que pena! porque la chimenea es espectacular.

Todo en aquella vivienda es el espacio de un artista, se nota rápidamente, es una armoniosa combinación de su mundo creativo.

Me pareció que a él no le gusta mucho ser el centro de atención, sino que el centro de atención sea su obra. Y allí comenzó la visita guiada de su casa.

Me invita a ir recorriendolo todo; me va explicando cada pieza, que son muchas. Subimos hasta el piso superior por unas bonitas escaleras de madera tipo modernista; me lleva hasta la habitación de su hija, que es espectacularmente luminosa y bonita (no hago fotos, me siento una intrusa total en aquella visita, a pesar de no haberla solicitado y estar convencida de que mi interlocutor lo estaba haciendo de buen grado). Todo hace juego con todo: las lámparas con los florones de escayola pintadas en los mismos colores. La palabra para describir aquello es armonía.

Acabamos en un bonito espacio abuhardillado, su espacio de imaginación de la creación, sus libros, sus cosas preciadas.

Cuando digo cosas preciadas no son cosas de precio elevado, sino algo que para él significa un sentimiento. Por ejemplo me enseña un típico sombrero gallego de paja y ala plana, de los que llevan una cinta negra alrededor y termina en dos trozos de cinta a la caída. Me dice: estas dos terminaciones negras representan los rabos de las vacas. Curioso, ¿verdad?

Era una delicia estar con él, compartiendo su mundo, pero mi sensación de intrusa no se quitaba, mi timidez me estaba matando.

Y a todas éstas yo no sabía con quién estaba hablando, quien era aquel original ceramista con el que hacía más de media hora que estaba en su casa.

Supe que su hija estudió Ingeniero de Telecomunicaciones, que él fue colaborador de Isaac Díaz Pardo, además de muchas más cosas que se cuentan de tú a tú, pero no para publicar. Le pregunté cómo se llamaba; cuando me lo dijo su nombre me sonaba lejanamente. Cuando me dió pistas de donde había obras suyas en espacios públicos, lo identifiqué rápidamente. Ni más ni menos que Francisco Pérez Porto.

Su estilo es absolutamente personal e identificable, en cuanto ves una obra suya eres capaz de reconocer su misma mano en otras obras. Ese es el sello de un artista.

Bajamos del estudio, pasamos por la cocina, seguimos el periplo y nos fuimos a su taller.

Está terminando de preparar una exposición en Ferrol; me dejó fotografiar una de las piezas que se van a exponer allí, ya preparada para ser trasladada. En pocas ocasiones los artistas dejan descubrir sus secretos antes del día de la exposición, se lo agradecí infinito.

En su taller también compartió conmigo una idea sobre la que está trabajando, pero que ya tiene bastante adelantada. No la fotografié, no me parecía apropiado. Alguien que te abre su casa, su taller, media vida suya, simplemente no era adecuado.

sisoygallego.com 1

Decoración en cerámica de Francisco Pérez Porto

sisoygallego.com 3

Detalle en la entrada de la casa

sisoygallego.com 4

Detalle en la entrada de la casa

sisoygallego.com 5

Portón de la entrada a la zona de trabajo

sisoygallego.com 7

Lámpara en el portón de entrada

sisoygallego.com 8

Un original buzón realizado también con su técnica en cerámica

Los cuadros cerámicos que me enseñó eran encargos, una delicadeza preciosa.  Y además detrás tenían su historia real o irreal, de historias de la Galicia de siempre. No me pareció bien afotarlos, pero se me ha quedado en la cabeza su belleza.

Le confesé mi atracción por todo lo que se rompe, cerámica y cristal. Le hizo gracia y además me dio una razón, son elementos vivos.

A ésta persona tan singular, Francisco Pérez Porto, le están preparando un Museo dedicado únicamente a su obra y por lo que vi, ese reconocimiento se lo tiene más que ganado.

sisoygallego.com 9

Una muestra más de la maestría de Francisco Pérez Porto

Aquella mañana, una mañana de dulce sol antes del mediodía tuve un encuentro con un maestro de la cerámica, y yo estaba más que encantada.  Pero lo más destacable es que detrás del artista está una persona con la que podría seguir hablando horas, absorbiendo tanta sabiduría acumulada a base de experiencias. El contacto con éste tipo de personas te enriquece y traslada a otros mundos llenos de poesía.

Finalmente nos despedimos, salí de la casa, merodeé alrededor de ella como si algo me impidiese alejarme. Me fui llena de sensaciones contradictorias, por un lado hubiese seguido hablando y fotografiando, por otro lado encantada de la suerte de haber encontrado a esta hermosa persona humana tan creativa y con la que el tiempo compartido te deja una sensación de “que maravilla que existan este tipo de personas”. Gracias Francisco por su tiempo dedicado a mi.

 

Dentro del apartado Cerámica, esta vez utilitaria, os recomendaría:

Alfarería de Bonxe y el amor de Pepa Lombao

 

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

FACEBOOK:     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

INSTAGRAM:  https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

Regalos Inolvidables

Todos sabemos que la vida no son los cien metros lisos, sino un maratón que hay que gestionar muy, pero que muy bien, si no se quiere quedar enganchado en las mil y una vallas que vamos encontrando por el camino.

Tardé un rato en comprender esto, porque para las impacientes como yo, incapaces de aguardar 10 minutos en una cola, determinadas cosas se nos antojan tediosas y demasiado largas.

Lo del rato es puro eufemismo, fueron años de aprendizaje. Es verdad que para otras cosas soy todo lo contrario, extremadamente paciente, quizá en lo que no debiera, pero asumo que el ser humano está lleno de contradicciones y ¿quién soy yo para modificar ese mecanismo tan complicado?

Dentro de ese estado de actividad e impaciencia que me caracteriza, donde frecuentemente pienso que la gente “va lenta” y es que a lo mejor  yo voy “demasiado rápida” hay un asunto en el que siempre me ha gustado detenerme y saborearlo profundamente,  la compañía de mis amigos y la de las personas que me gustan.

Esto es lo que viví el pasado 20 de Septiembre y que ha dejado una hermosa huella en mí, en mi corazón.

Por primera vez, después de 2 años de navegar por el proceloso mundo bloguero, las redes dieron paso a las personas.

La dulce Melba y el afilado Icástico mostraron sus corpóreas apariencias. A Melba la acompañaba una amiga tan encantadora y dulce como ella, María, ¡pobrecita mía, que soportó estoicamente nuestro mundillo inalámbrico!.

Fue un bonito día donde todo fue perfecto; quizá por encargo de María, hubo una conjunción de astros y en un día de final de septiembre el tiempo fue espectacularmente bueno, con un sol de justicia, pero perfecto para comer en una terraza cubierta para que no nos torrase el sol, con vistas a la ría de Sada y a su puerto repleto de veleros.

El escenario estaba más que bien, pero la compañía realmente era lo que contaba.

Puerto de Sada

Vistas desde la terraza del puerto de Sada donde comimos

A los escritores, a los blogueros, los imaginas de una manera por su forma de escribir, pero frecuentemente me ha pasado con escritores conocidos y reconocidos que sus vidas personales distan mucho de ser lo que transmiten a través del papel y decepcionan.

El conocimiento de Melba no defraudó para nada sino todo lo contrario, en persona gana. Ese ser sensible, pero fuerte, empático, asertivo,  comprometido con muchas causas que ahora no voy a relatar aquí, estaba allí, compartiendo mesa, sonriendo con una sonrisa que te transmite además de buen rollo, una idea de buena gente, de esa gente a la que todos nos gustaría tener en nuestras vidas en los momento de crisis, ya que apoyaría pero no empujaría.

Puertorriqueña de nacimiento y residente en Usa, viajó desde allá para venir a conocer a personas con las que interactuaba en la distancia, a las personas con las que está conectada a través de la red. Priorizar las personas y la experiencia con ellas, todo lo que pueden aportar por encima de ver sitios o cosas, realmente me ganó para su causa. Seguramente porque yo priorizo a las personas sobre todo lo demás, me sentí identificada con ella, en su misma onda.

No obstante soy de hacerlo todo, me estreso yo solita y dado mi carácter de fuguilla impenitente, después de pasar por una tienda, que con mucha ironía describe Icástico en su post, que adjunto para que saquéis vuestras conclusiones, Icástico y su ironía, les propuse ir al Monte de San Pedro, ya que desde allí se divisan una de las vistas más bonitas sobre A Coruña. Me parecía una pena que partiesen sin visitar el espléndido parque.

Sería sobre las 7 de la tarde, el sol estaba bajando, ni una pizca de brisa,  ideal para aquel pequeño paseo y vista de pájaro sobre la ciudad.

El recorrido fue fugaz, aunque ya sé que largo para nuestra Melba y sus problemas para caminar. Me sentí mal por haberlo propuesto;  sentí alivio cuando a posteriori me transmitió que los dolores se pasan y las impresiones y visiones continúan en el recuerdo. Uf, si, alivio.

¿Qué me queda pendiente de esta experiencia? Haber podido pasar más tiempo conversando, intercambiando, intimando en suma. Desafortunadamente, el tiempo era el que era, pero mi regalo de aquel día fue conocer a personas que realmente merecen la pena por la calidad de gente que son, que al final es lo que importa y que son regalos de vida.

Me ha quedado una grata, gratísima impresión de haber conocido a seres bellos, de belleza interna y externa. La sensación de tranquilidad que transmiten y la de aquel  refrán de “Vísteme despacio que tengo prisa”, pues también, conversa despacio que los sentimientos son más intensos y mejores.

En un mundo donde priman los egos y la acumulación de cosas, es maravilloso encontrar a personas que encuentran gran satisfacción en acumular momentos hermosos con otras personas.

Gracias Melba y María por una forma de ser envidiable; gracias Antonio por ser un anfitrión tan estupendo y tan bien mandado en el tiempo que compartimos. No sé si eres tan bien mandado siempre, jajaja.  Por supuesto, también me gustó mucho conocerte, Antonio, pero este post era un abrazo fuerte, profundo, que tenía pendiente con Melba.

Todas las fotos fueron tomadas apresuradamente aquel día y son un pequeño recuerdo visual del periplo.

Monte.S.Pedro.Baterias de Costa

Baterías de costa, en un recinto antaño estratégico. Hoy típico sitio donde subirse para una foto

Vistas Monte S.Pedro

Punto estratégico desde donde contemplar el paso de barcos, yates, veleros y cruceros…

Estanque Monte S. Pedro

Reflejos en el estanque del Monte de San Pedro

Melba.Antonio.Maria

Melba y Antonio, blogueros de pro y la siempre sonriente María.

Torre de Hércules

Última vista antes de irnos, la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad

Vivencias imprevistas, a menudo son las mejores;  en este caso así fue. Que lo más importante sean las personas por encima de todo lo demás, eso es uno de los mejores regalos que se pueden recibir, eso fue el 20 de septiembre, un precioso día por todo lo que acabo de relatar y todas las emociones que contiene. Besos mil por esa espléndida jornada para los tres: Melba, Antonio, María. Los tres y cada uno de vosotros fuisteis imprescindibles para que la tarde fuese redonda.

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es

 

Momentos indescriptibles

Hay varios temas que me revolotean por la cabeza sobre los que escribir, pero he concluido que quizá necesito/emos un momento de reflexión y calma. Un estar contigo mismo y tus verdaderos pensamientos y sentimientos, esos que quizá no le cuentes a nadie o sólo a una persona muy cercana a ti.

Y viajo, me voy a Roskilde, Dinamarca, donde estuve en junio del año pasado y cuyo recuerdo me sugiere amabilidad, paz, tranquilidad.

Sabía lo que quería ver en la ciudad danesa pre-cristiana, no en vano hago los deberes antes de viajar, pero “por si acaso” entré en la oficina de turismo. Me indicaron amablemente los puntos de interés, los mismos de mi lista, y una recomendación final  que decidí seguir, no sin desconfianza, pero que dejé para el final.

Cuando ya era hora de volver a Copenhague, antes de coger el tren que me llevaría de nuevo a la gran urbe, caminé por la ruta recomendada: un paseo por un jardín-cementerio camino de la estación.

A pesar de haber visitado cementerios “obligatorios” como el Père Lachaise mi primera vez en París, la Chacarita mi segunda vez en Buenos Aires y algún otro, la sugerencia esta vez me resultó un tanto extravagante. No la esperaba en aquella ciudad.

Confié en el amable hombre danés y entré en el jardín. Comencé a ver lápidas por aquí y allá, diseminadas entre los bonitos setos, los grandes árboles, las flores. No era un cementerio al uso, a lo que estamos acostumbrados normalmente por estos lares. Tampoco se parecía a otros que conocía.

Observé que la gente utiliza aquel espacio como vía verde para acortar el camino entre el tren y el centro de Roskilde.

El lugar tiene mucho encanto e invita a la serenidad; está perfectamente cuidado, integrado en la ciudad y es un sitio perfecto para el paseo, para relajar la mente y el espíritu.

Hacía tiempo había leído una recomendación a seguir con la gente de ambiciones ilimitadas, pero que te importa su bien. Esa gente que sólo fija sus metas en lo material y en una acumulación de bienes, prevendas y demás tan brutal que no tiene sentido; algo que nunca disfrutarán ni ellos ni sus herederos y además, que nunca podrán llevarse en la inevitable despedida final que nos va a tocar a todos y cada uno de nosotros, si o si.

La recomendación era, pasear por un cementerio. Suponía el autor que un paseo de tal calado haría meditar al ilimitado acumulador. Hoy, ahora, no estoy nada segura de que alguna gente pueda asimilar la filosofía que hay dentro de ese consejo.

02_Roskilde

Caminando hacia el centro de Roskilde

 

20_Roskilde

Sencillo, bonito, sincero

21_Roskilde

Sonia: 1936-2014 Roskilde

27_Roskilde

Estatua en el jardin de Roskilde

22_Roskilde

Entre setos de Lavanda. Roskilde

24_Roskilde

Cuando la vida se relaciona con la muerte

25_Roskilde

Roskilde

26_Roskilde

Camino al exterior de la tranquilidad. Roskilde

01_Roskilde

Entrada al jardín-cementerio de Roskilde

 

Hoy, con este paseo que hice en un pasado cercano, vuelvo al sosiego de aquel momento. Hoy, cuando todo a nuestro alrededor es resquebrajamiento y crispación, acusaciones múltiples y mucha falta de sentido común mezclado con falacias insostenibles, por muchos apuntalamientos que se les ponga, hoy es el día de recorrer esa ruta del jardín-cementerio.

Todo invita allí a la tranquilidad, a la introversión, al bienestar con uno mismo, os invito a pasear por el relajante jardín de Roskilde y a dejaros llevar por una senda de cordura, que diríamos en Galicia, de “sentidiño”. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

 

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Instagram:    https://www.instagram.com/myredbook_xl/?hl=es