Archivo de la etiqueta: Galicia

Galicia es una comunidad autónoma española, situada en el noroeste de la península ibérica y formada por las provincias de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra, las cuales se dividen en 314 municipios que se agrupan en 53 comarcas.

Huele a tierra quemada que llora

Nos habían avisado y más que avisado sobre el huracán Ophelia, estábamos preparados. Preparados para el viento, las grandes olas, los cortes de circulación en el paseo marítimo, o sea un poco lo de siempre desde que se sacaron de la manga la ciclogénesis explosiva, que es un temporal de los de cuando yo era pequeña., pero con un nombre que da más miedo.

Pero, sin embargo, a nadie se le ocurrió que en la sombra de la noche, aprovechando los fuertes vientos que ya comenzaban,  unos desalmados incendiaran y asolaran nuestros montes, nuestros paisajes, nuestros ríos, la flora, la fauna y lo que es peor la vida humana.

Gente de la peor calaña y condición, aprovechando la sequía y el fuerte viento,  en el momento más dañino han devastado vidas, además de nuestra tierra, nuestra riqueza.

125 fuegos al mismo tiempo, eso no es casualidad, es una casualidad imposible.  Sin efectivos de brigadistas, porque ya no es verano, sin medios, los ciudadanos, de nuevo el ciudadano de a pie, ha salido a la calle y ha enfrentado el pavoroso enemigo que se llama fuego. Un enemigo bestial con el que no se puede jugar, porque tanto ataca de lado como de frente, por izquierda o derecha y vira cuando vira el viento.

Sí, hay personas muertas, una muerte espantosa, que prefiero no imaginar. Hay hogares destruidos, esos hogares que con tanto esfuerzo levanta la gente del campo, los menos favorecidos en la injusta distribución de riquezas.  Además, animales muertos y muerta la tierra por mucho tiempo.

Estamos rodeados por la devastación de unos bárbaros asesinos y sus siniestras intenciones que no comprendo.  Quizá todo esto esté fuera de lo que mi cabeza alcanza a entender.  Quizá sea demasiado retorcido para mí. No entiendo el beneficio en todo esto, mucho menos, en caso de haber beneficio, el coste que conlleva.

De nuevo, mi gente, exhausta ha defendido sus casas, sus campos, en una batalla enormemente desigual, la voracidad del fuego, la pequeñez de la persona contra las llamas gigantes.  Esa misma gente, mis gallegos, después de defender sus casas, de manera rudimentaria ya que no se estaban preparados para eso,( nunca se está), se han ido a ayudar a hermanos, vecinos, en otros pueblos. Sin dormir, sin fuerzas, allí estaban hasta la extenuación.

Faltaron muchas cosas, brigadistas que ya no estaban en activo, organización, efectividad, previsión. Faltó sobre todo una elaborada gestión de los montes durante años. Pero no sólo faltó, sigue faltando.

La gente salió a la calle, aún cuando no estaban en peligro y ayudó, se formaron filas para portear un poco de agua que no llegaba a nada pero no les salía del cuerpo quedarse en casa ante tal desolación, al menos eran una piña. “Malpocados”.

En agosto del 2006, yo estaba en Bayona (Pontevedra). También hubo una ola de incendios pavorosa. Desde la casa donde estaba veía cómo descendían los hidroaviones, que vinieron de refuerzo desde  Italia, Francia…… a ayudar en una quema sin precedentes hasta los presentes incendios.

Los hidroaviones, pasaban a no más de 4 metros de nuestro tejado, cogían agua en la playa y volvían a subir con la carga y así sucesivamente. Nunca antes había visto semejante espectáculo tétrico así de cerca. Fue aterrador y las imágenes se me quedaron en la retina. No se podían tener las ventanas abiertas, la ceniza cubría las colchas de las camas y todo el suelo, era complicado respirar.

Cuando regresamos de Bayona, a izquierda y derecha todo era devastación, olor a tierra quemada y una tristeza profunda porque ese paisaje, yo,  siempre lo había visto verde. Mi prima que había ido a visitarme recorrió la autopista, ya sin incendios pero calcinada, llorando, me dijo, todo el recorrido. No conocía esa Galicia.

Pensé que nunca podrían repetirse aquellas escenas que me parecían extremas. Pues sí,  se ha vuelto a repetir pero triplicada o más.

Esta vez todo ha sido peor, pérdida de vidas humanas, pérdidas de hogares que difícilmente se podrán recuperar de este revés, pérdida de nuestro patrimonio y mucha desesperanza.

Desconozco los oscuros intereses de todo esto, demasiado retorcidos para mis entendederas, creí que con el fuego todos perdemos, pero parece ser que no es así. No sé dónde está el beneficio de esta locura. Lo que sí sé es que quizá sea hora de que se dé un paso adelante y nos concienciemos que hay que denunciar, que los que incendian, son nuestros enemigos y que nos empobrecen.

Contra un enemigo, a quien no le importas nada, ejerce tu legítima acción de denuncia. Porque esto, que nos ha tenido colapsados y con el alma en un puño estos días y ahora con impotencia y ganas de llorar inmensas, ESTO, HAY QUE PARARLO. Alguna gente sabe, pero no dice, este es tu momento.

Tenía preparadas las imágenes de éste pescador para el post de esta semana y no voy a cambiarlas. Cuando las tomé, me parecía una temeridad ese pescador en medio de las grandes olas de mareas vivas, y pensaba escribir sobre la temeridad. Estar en medio de las rocas, cuando olas gigante como las de las imágenes, puede zapatearte contra el acantilado y arrastrarte sin posibilidad de sobrevivir por el impacto y la furia del mar, aunque los peces piquen, como se ve en las fotos, no me parece muy cuerdo.

18_Olas y Pescador

Entre rocas y grandes olas, pescador arriesgado

20_Olas y Pescador

21_Olas y Pescador

Pececito en el sedal, se ve a la izquierda de la imagen

23_Olas y Pescador

Pececito a la izquierda de la imagen

26_Olas y Pescador

Valiente o carente de sentido común para mantenerse delante de esas olas

27_Olas y Pescador

28_Olas y Pescador

30_Olas y Pescador

32_Olas y Pescador

34_Olas y Pescador

36_Olas y Pescador

A pesar de que en algún momento pensé que el mar se lo había llevado, seguía ahí.

37_Olas y Pescador

Hoy, después de todo lo que ha pasado y del inmenso dolor que produce ver toda la destrucción y aún con focos de fuego activos, más de 50, que ya es decir, ¡una barbaridad!, hoy, repito, un pescador que arriesga su vida por dar rienda suelta a su pasión no es tan descabellado. Al menos, si alguien pierde sólo será el. Con la acción de todas esas alimañas que incendian, perdemos todos, algunos incluso sus vidas.

De lejos, prefiero subir estas imágenes de pescador arriesgado a las de unos salvajes desalmados, tarados sin escrúpulos que deciden que hay personas que no importan, que hay vidas que no importan.

Con toda la fuerza de la rabia contenida, en nombre de tanta gente destrozada anímica y económicamente,  deseo lo que no le desearía a nadie, que los incendiarios, se incendien en su propia trampa mortal.

Muchos pocos hacen un mucho, así que Finalmente, una súplica: DENUNCIA, EXIGE, PROTESTA, REIVINDICA.   QUEMAN GALICIA, NO LO PERMITAS, NO LO PERMITAMOS MÁS.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

El hombre de la Casa Bonita

Hay una casa al borde de una carretera por la que suelo transitar, que siempre me ha llamado la atención. No es una casa impresionante, ni una de esas casas de arquitectura moderna que suelen impactar por sus líneas rectas y estar situadas en sitios estratégicos donde las vistas son espléndidas. No, esta casa sería una de tantas si no tuviese un toque tan especial que le confiere su decoración exterior a base de cerámica, por lo que siempre me llamó la atención.

sisoygallego.com 2

Elementos decorativos en cerámica de la casa bonita

Hace tres años por lo menos, un día me paré a hacerle fotos. Aquel día la luz no era la mejor y además la vivienda está situada en una curva sin visibilidad donde no es fácil de fotografiar a no ser arriesgando tu vida.

Además, no siempre llevo la cámara encima. Pero la semana pasada si la llevaba, la luz era estupenda y paré el coche en un pequeño espacio para que no estorbara.

Cuando llevaba hechas unas cuantas fotos salió un hombre por la puerta principal. Primero pensé que podría mosquearse por mi presencia allí afotando. Cuando vi que no era así, lo llamé y entonces se volvió a meter en casa. Pensaba que le estaba pidiendo hacer las fotos sin él. Muy considerado, pensé, más que considerado.

Cuando el hombre volvió a salir le pregunté acerca de la cerámica : quien la había hecho y si era de fábrica o de manufacturación artesanal.

Aquí llegó la sorpresa, todas las piezas están hechas por él y son de fabricación artesanal.

Me explicó que cuando yo lo llamé él interpretó que le estaba estropeando las fotos. ¡Por favor, como le iba yo a pedir, mucho menos prohibir salir de su casa porque me estropeaba la foto! Aclaramos ese punto y el hombre con aspecto de bohemio, una trenza recogía su pelo blanco y una ropa informal sobre la que llevaba una chaqueta ancha, me dice que siente tener aquel aspecto, pero es que se acaba de duchar. ¡Encima se disculpa!, me pareció entrañable.

Me invita a pasar dentro de la casa, donde hay una chimenea super especial, de la que no logro tomar una buena foto por falta de luz, de trípode o de flash. ¡ Que pena! porque la chimenea es espectacular.

Todo en aquella vivienda es el espacio de un artista, se nota rápidamente, es una armoniosa combinación de su mundo creativo.

Me pareció que a él no le gusta mucho ser el centro de atención, sino que el centro de atención sea su obra. Y allí comenzó la visita guiada de su casa.

Me invita a ir recorriendolo todo; me va explicando cada pieza, que son muchas. Subimos hasta el piso superior por unas bonitas escaleras de madera tipo modernista; me lleva hasta la habitación de su hija, que es espectacularmente luminosa y bonita (no hago fotos, me siento una intrusa total en aquella visita, a pesar de no haberla solicitado y estar convencida de que mi interlocutor lo estaba haciendo de buen grado). Todo hace juego con todo: las lámparas con los florones de escayola pintadas en los mismos colores. La palabra para describir aquello es armonía.

Acabamos en un bonito espacio abuhardillado, su espacio de imaginación de la creación, sus libros, sus cosas preciadas.

Cuando digo cosas preciadas no son cosas de precio elevado, sino algo que para él significa un sentimiento. Por ejemplo me enseña un típico sombrero gallego de paja y ala plana, de los que llevan una cinta negra alrededor y termina en dos trozos de cinta a la caída. Me dice: estas dos terminaciones negras representan los rabos de las vacas. Curioso, ¿verdad?

Era una delicia estar con él, compartiendo su mundo, pero mi sensación de intrusa no se quitaba, mi timidez me estaba matando.

Y a todas éstas yo no sabía con quién estaba hablando, quien era aquel original ceramista con el que hacía más de media hora que estaba en su casa.

Supe que su hija estudió Ingeniero de Telecomunicaciones, que él fue colaborador de Isaac Díaz Pardo, además de muchas más cosas que se cuentan de tú a tú, pero no para publicar. Le pregunté cómo se llamaba; cuando me lo dijo su nombre me sonaba lejanamente. Cuando me dió pistas de donde había obras suyas en espacios públicos, lo identifiqué rápidamente. Ni más ni menos que Francisco Pérez Porto.

Su estilo es absolutamente personal e identificable, en cuanto ves una obra suya eres capaz de reconocer su misma mano en otras obras. Ese es el sello de un artista.

Bajamos del estudio, pasamos por la cocina, seguimos el periplo y nos fuimos a su taller.

Está terminando de preparar una exposición en Ferrol; me dejó fotografiar una de las piezas que se van a exponer allí, ya preparada para ser trasladada. En pocas ocasiones los artistas dejan descubrir sus secretos antes del día de la exposición, se lo agradecí infinito.

En su taller también compartió conmigo una idea sobre la que está trabajando, pero que ya tiene bastante adelantada. No la fotografié, no me parecía apropiado. Alguien que te abre su casa, su taller, media vida suya, simplemente no era adecuado.

sisoygallego.com 1

Decoración en cerámica de Francisco Pérez Porto

sisoygallego.com 3

Detalle en la entrada de la casa

sisoygallego.com 4

Detalle en la entrada de la casa

sisoygallego.com 5

Portón de la entrada a la zona de trabajo

sisoygallego.com 7

Lámpara en el portón de entrada

sisoygallego.com 8

Un original buzón realizado también con su técnica en cerámica

Los cuadros cerámicos que me enseñó eran encargos, una delicadeza preciosa.  Y además detrás tenían su historia real o irreal, de historias de la Galicia de siempre. No me pareció bien afotarlos, pero se me ha quedado en la cabeza su belleza.

Le confesé mi atracción por todo lo que se rompe, cerámica y cristal. Le hizo gracia y además me dio una razón, son elementos vivos.

A ésta persona tan singular, Francisco Pérez Porto, le están preparando un Museo dedicado únicamente a su obra y por lo que vi, ese reconocimiento se lo tiene más que ganado.

sisoygallego.com 9

Una muestra más de la maestría de Francisco Pérez Porto

Aquella mañana, una mañana de dulce sol antes del mediodía tuve un encuentro con un maestro de la cerámica, y yo estaba más que encantada.  Pero lo más destacable es que detrás del artista está una persona con la que podría seguir hablando horas, absorbiendo tanta sabiduría acumulada a base de experiencias. El contacto con éste tipo de personas te enriquece y traslada a otros mundos llenos de poesía.

Finalmente nos despedimos, salí de la casa, merodeé alrededor de ella como si algo me impidiese alejarme. Me fui llena de sensaciones contradictorias, por un lado hubiese seguido hablando y fotografiando, por otro lado encantada de la suerte de haber encontrado a esta hermosa persona humana tan creativa y con la que el tiempo compartido te deja una sensación de “que maravilla que existan este tipo de personas”. Gracias Francisco por su tiempo dedicado a mi.

 

Dentro del apartado Cerámica, esta vez utilitaria, os recomendaría:

Alfarería de Bonxe y el amor de Pepa Lombao

 

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

 

 

Regalos Inolvidables

Todos sabemos que la vida no son los cien metros lisos, sino un maratón que hay que gestionar muy, pero que muy bien, si no se quiere quedar enganchado en las mil y una vallas que vamos encontrando por el camino.

Tardé un rato en comprender esto, porque para las impacientes como yo, incapaces de aguardar 10 minutos en una cola, determinadas cosas se nos antojan tediosas y demasiado largas.

Lo del rato es puro eufemismo, fueron años de aprendizaje. Es verdad que para otras cosas soy todo lo contrario, extremadamente paciente, quizá en lo que no debiera, pero asumo que el ser humano está lleno de contradicciones y ¿quién soy yo para modificar ese mecanismo tan complicado?

Dentro de ese estado de actividad e impaciencia que me caracteriza, donde frecuentemente pienso que la gente “va lenta” y es que a lo mejor  yo voy “demasiado rápida” hay un asunto en el que siempre me ha gustado detenerme y saborearlo profundamente,  la compañía de mis amigos y la de las personas que me gustan.

Esto es lo que viví el pasado 20 de Septiembre y que ha dejado una hermosa huella en mí, en mi corazón.

Por primera vez, después de 2 años de navegar por el proceloso mundo bloguero, las redes dieron paso a las personas.

La dulce Melba y el afilado Icástico mostraron sus corpóreas apariencias. A Melba la acompañaba una amiga tan encantadora y dulce como ella, María, ¡pobrecita mía, que soportó estoicamente nuestro mundillo inalámbrico!.

Fue un bonito día donde todo fue perfecto; quizá por encargo de María, hubo una conjunción de astros y en un día de final de septiembre el tiempo fue espectacularmente bueno, con un sol de justicia, pero perfecto para comer en una terraza cubierta para que no nos torrase el sol, con vistas a la ría de Sada y a su puerto repleto de veleros.

El escenario estaba más que bien, pero la compañía realmente era lo que contaba.

Puerto de Sada

Vistas desde la terraza del puerto de Sada donde comimos

A los escritores, a los blogueros, los imaginas de una manera por su forma de escribir, pero frecuentemente me ha pasado con escritores conocidos y reconocidos que sus vidas personales distan mucho de ser lo que transmiten a través del papel y decepcionan.

El conocimiento de Melba no defraudó para nada sino todo lo contrario, en persona gana. Ese ser sensible, pero fuerte, empático, asertivo,  comprometido con muchas causas que ahora no voy a relatar aquí, estaba allí, compartiendo mesa, sonriendo con una sonrisa que te transmite además de buen rollo, una idea de buena gente, de esa gente a la que todos nos gustaría tener en nuestras vidas en los momento de crisis, ya que apoyaría pero no empujaría.

Puertorriqueña de nacimiento y residente en Usa, viajó desde allá para venir a conocer a personas con las que interactuaba en la distancia, a las personas con las que está conectada a través de la red. Priorizar las personas y la experiencia con ellas, todo lo que pueden aportar por encima de ver sitios o cosas, realmente me ganó para su causa. Seguramente porque yo priorizo a las personas sobre todo lo demás, me sentí identificada con ella, en su misma onda.

No obstante soy de hacerlo todo, me estreso yo solita y dado mi carácter de fuguilla impenitente, después de pasar por una tienda, que con mucha ironía describe Icástico en su post, que adjunto para que saquéis vuestras conclusiones, Icástico y su ironía, les propuse ir al Monte de San Pedro, ya que desde allí se divisan una de las vistas más bonitas sobre A Coruña. Me parecía una pena que partiesen sin visitar el espléndido parque.

Sería sobre las 7 de la tarde, el sol estaba bajando, ni una pizca de brisa,  ideal para aquel pequeño paseo y vista de pájaro sobre la ciudad.

El recorrido fue fugaz, aunque ya sé que largo para nuestra Melba y sus problemas para caminar. Me sentí mal por haberlo propuesto;  sentí alivio cuando a posteriori me transmitió que los dolores se pasan y las impresiones y visiones continúan en el recuerdo. Uf, si, alivio.

¿Qué me queda pendiente de esta experiencia? Haber podido pasar más tiempo conversando, intercambiando, intimando en suma. Desafortunadamente, el tiempo era el que era, pero mi regalo de aquel día fue conocer a personas que realmente merecen la pena por la calidad de gente que son, que al final es lo que importa y que son regalos de vida.

Me ha quedado una grata, gratísima impresión de haber conocido a seres bellos, de belleza interna y externa. La sensación de tranquilidad que transmiten y la de aquel  refrán de “Vísteme despacio que tengo prisa”, pues también, conversa despacio que los sentimientos son más intensos y mejores.

En un mundo donde priman los egos y la acumulación de cosas, es maravilloso encontrar a personas que encuentran gran satisfacción en acumular momentos hermosos con otras personas.

Gracias Melba y María por una forma de ser envidiable; gracias Antonio por ser un anfitrión tan estupendo y tan bien mandado en el tiempo que compartimos. No sé si eres tan bien mandado siempre, jajaja.  Por supuesto, también me gustó mucho conocerte, Antonio, pero este post era un abrazo fuerte, profundo, que tenía pendiente con Melba.

Todas las fotos fueron tomadas apresuradamente aquel día y son un pequeño recuerdo visual del periplo.

Monte.S.Pedro.Baterias de Costa

Baterías de costa, en un recinto antaño estratégico. Hoy típico sitio donde subirse para una foto

Vistas Monte S.Pedro

Punto estratégico desde donde contemplar el paso de barcos, yates, veleros y cruceros…

Estanque Monte S. Pedro

Reflejos en el estanque del Monte de San Pedro

Melba.Antonio.Maria

Melba y Antonio, blogueros de pro y la siempre sonriente María.

Torre de Hércules

Última vista antes de irnos, la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad

Vivencias imprevistas, a menudo son las mejores;  en este caso así fue. Que lo más importante sean las personas por encima de todo lo demás, eso es uno de los mejores regalos que se pueden recibir, eso fue el 20 de septiembre, un precioso día por todo lo que acabo de relatar y todas las emociones que contiene. Besos mil por esa espléndida jornada para los tres: Melba, Antonio, María. Los tres y cada uno de vosotros fuisteis imprescindibles para que la tarde fuese redonda.

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

 

Otoño, tiempo de castañas asadas

Nuevamente el otoño, nuevamente tiempo de recogida de castañas.

Es la época en que cuando comienza el frío, aparecen los castañeros con sus carritos para asar el fruto en las calles.

Lo típico es llevarlas en un cucurucho, calentitas, recien asadas mientras caminas por la calle un día de frío. Se calientan las manos y se degusta el alimento.

Es un gusto sencillo, de los de toda la vida, sin complicaciones, sin artificios que lo conviertan en algo “cool”.  Francamente, si fuese “cool” (término que se utiliza para denominar “lo que está de moda”), la castaña perdería ese encanto que conlleva lo que has conocido desde la infancia y que no deseas que sea alterado.

Es bonito ver a los castañeros preparando sus castañitas y disponiéndolas ordenadamente hasta que lleguen los clientes a comprar. Es una estampa que se repite cada temporada otoñal y si no se repitiese lo echaríamos de menos, aún en el caso de que comprarlas asadas en la calle no lo hagas a menudo sino esporádicamente.

20_Carrito asar castañas

Un carrito de asar castañas actual

El fruto del castaño es muy abundante y de excelente calidad en Galicia. Esta región exporta cada año toneladas del polifacético producto usado para muy distintas elaboraciones a diferentes países.

Los gallegos estamos habituados a ver los carritos donde se asan las castañas de una determinada forma que nos resulta familiar, por eso es curioso ver cómo lo hacen en otros lugares.

FB_castañero

Típico castañero de toda la vida con el también tipico carrito para asarlas

Esta foto no es mía, la encontré en los procelosos mares de internet.

En Portugal, se asan de una manera totalmente diferente a la gallega, a pesar de ser vecinos próximos. Me pareció curioso ver cómo lo hacen, aunque no sabría explicar la técnica que utilizan por ser para mi inusual.

Pero, sin duda, quienes se llevan la palma en refinamiento y espléndida puesta en escena para vender castañas asadas son los italianos. Los pasos para la preparación son los mismos que los utilizados aquí,  (explicación en el post que enlazo al final), pero la presentación es diferente y muy atractiva.

Para muestra un par de fotos que tomé en Roma, en un frío Diciembre. Me fascinó la organización del producto milimetricamente colocado y la decoración en arco del fruto con su erizo; me resultaron imágenes llamativas, como gritando ¡no te puedes ir sin una porción, mira que aspecto tan bueno tenemos !. Y realmente si lo tenían.

Quizá el fruto, en su origen fuese de nuestros castaños, ¡ quien sabe! pero transformado con un estilazo que estaba gritando ¡bella!!!, pronunciado con una sola “l” y ese acento tan peculiar a lo ítalo. ¡ Bella estampa!, de verdad.

Recetas, marrón glacé, información y más, en este enlace : Castaño, castañas, propiedades y recetas

154_Castañero

Castañero con su decorado puesto compuesto por erizos de castaña

152_Castañero

Atractiva presentación de castañas asadas

Muy recomendable, unas castañitas asadas, ahora que ya ha comenzado la recolección.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

Historia teatralizada del Castillo de Vimianzo

Visita obligada, si estás en la ruta de A Costa da Morte, es entrar en el Castillo de Vimianzo.

Si habitualmente es interesante recorrer ese bastión con tanta historia, estos días y teatralizada por actores la visita a este espacio se hace más amena y divertida.

01_Castillo.Vimianzo.Historia.

Comenzando la imarinaria historia de una maldición

A través de diversos personajes, se representan las vicisitudes por las que pasó el castillo y sus moradores. Como consecuencia,  los habitantes de la zona también se vieron afectados por las disputas de los poderes más importantes de la Galicia Medieval.

Nobles, criados y clérigos se darán cita en las representaciones teatrales que tendrán lugar en el programa de actividades de la fortaleza.

  • Días: todos los domingos hasta finales de agosto
  • Horario de las representacioanes: a las 13.00 h y a las 17.00 h

A través de una historia imaginaria como hilo conductor de la trama, van desenvolviendose las idas y venidas de los Mariño de Lobeira, que construyeron el castillo entre finales del siglo XII y principios del XIII.

Posteriormente en el siglo XV la construcción pasa a manos de la familia Moscoso, no sin una terrible oposición del Arzobispo de Santiago de Compostela. Todo esto y mucho más es lo que se teatraliza.

Se puede seguir los avatares de la población,  bien reflejada en las ilusiones que imagina la gente humilde con pretendidos cambios de la historia, para volver a la realidad de los poderosos.

La representación llega con su historia hasta la “maldición” que soportan los actores.

02_Castillo.Vimianzo.Historia.

El relato se desarrolla por todo el castillo

06_Castillo.Vimianzo.Historia.

Nobles pícaros que persiguen humildes aldeanas

05_Castillo.Vimianzo.Historia.

Poderoso caballero y visitante embelesado por el relato

Actualmente el Castillo está gestionado por el Ayuntamiento de Vimianzo y esta fortaleza de origen medieval luce espléndida. Se compone de foso y murallas, además de un puente elevado.

Está abierto todos los días, excepto lunes y su entrada es gratuita.

Horario: Abierto todos los días excepto los lunes. De 10.00 a 14.00 horas, y de 16.00 a 18.30 horas.
Entre el 1 de julio y el 15 de septiembre cambia el horario de 10.30 a 14.00 horas, y por la tarde, de 16.00 a 20.30 horas.

01_Castillo.Vimianzo.Exterior.

Exterior del Castillo de Vimianzo

12_Castillo.Vimianzo.Historia.

Vacas que hablan

13_Castillo.Vimianzo.Historia.

Moradora de la fortaleza en momentos de desasosiego

 

14_Castillo.Vimianzo.Historia.

Los actores utilizan todo el inmueble como escenario, sorprendiendo al público

17_Castillo.Vimianzo.Historia.

Mayores y niños atentos al relato

Además de poder acceder a los torreones del recinto fortificado y pasear por sus murallas, en su interior hay un museo de artesanía en vivo, donde se pueden contemplar a las palilleiras haciendo encaje, artesanía del lino, cestería, maquetería de barcos, alfarería y también la realización en vivo de piezas únicas en cristal de murano y plata. A Esther, ya la conocéis porque en su día le dediqué un post, por ser la única artesana en Galicia que confecciona este tipo de piezas: Arte en plata y vidrio

19_Castillo.Vimianzo.Historia.

Público que aplaudió cálidamente la representación

Os sugiero aprovechar la recta final del mes de Agosto para pasaros por el bastión de Vimianzo, ya que allí todo vale la pena: la magnífica construcción y el museo, además de  unos actores que con la famosa retranca gallega, os irán llevando a través de la historia de una manera fácil y envolvente.

Ruta a seguir recomendada si estáis en la zona:

Muxía 1. Costa da Morte

Muxía 2. Costa da Morte

Fisterra 1. Museo-Castillo

Fisterra 2. Puerto

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

 

 

 

 

 

 

Muxía, Cabo Touriñán.(II) Costa da Morte

Para comenzar esta breve entrada, haciendo un inciso antes de Cabo Touriñán, me gustaría recordaros que el próximo fin de semana se celebrará el  “Mercado das Rutas do Mar” en Muxía, 12 y 13 de Agosto.

“El Mercado de las Rutas del Mar” es una auténtica fiesta de los muxiáns, a la que asistí y disfruté en 2 ocasiones.

Este año, el pregonero será Ramón Antonio Soneira Haz, Miqui. Es Muxián y afincando en Madrid. De familia marinera por los cuatro costados y muy ligado a la villa. A las 12 del sábado, se abrirá un evento realmente agradable, donde participan los muxiáns dando lo mejor que tienen de si: gastronomía, artesanía y mucha animación. Os recomiendo, que si podéis os acerquéis a ver la agradable atmósfera que allí se crea.

Os dejo el enlace de la entrada que dediqué en 2015 a este “Mercado mariñeiro”

https://sisoygallego.com/2015/08/18/fiestas-i-rutas-del-mar-muxia-fishing-village-market-muxia/

 

58_M.Rutas.do.Mar.1024.

Muxiáns ataviados para el “Mercado das Rutas do Mar”

 

Aprovechando la visita al “Mercado mariñeiro”  y en nuestro recorrido por el Ayuntamiento de Muxía, una nueva recomendación:  la serpenteante carretera que nos conduce hasta Cabo Touriñán.

IMG_6477.cabo.touriñan.blog.

La lengua de tierra que se adentra en el mar, Cabo Touriñán

Este Cabo ha contemplado en silencio la emigración de muchas personas y familias con ansias e ilusiones, que embarcaron rumbo a la esperanza de una vida mejor. En ese punto, y al otro lado de nuestro Océano Atlántico, se encuentra Nueva York, 5.200 kms. de sueños nos separan. Unas veces cumplidos, otras, tristemente no.

Este mar, este faro, esta ruta, podría relatar multitud de historias.

¿Qué tiene este cabo y su faro de particular, además de ser guía de navegantes, testigo mudo de emigrantes, y marineros en su faena? Entre otras cosas, tiene la fascinación de lo agreste y recio, que es capaz de soportar las embestidas de olas y vientos sin imutarse; el atractivo de abruptos acantilados y paisaje inhóspito. Además es solitario, no muy visitado y te transporta a otra dimensión.

Desde el camino hacia él, vemos hermosísimas y extensas playas, también un paisaje rocoso jalonado de brezo y tojo. A veces los macizos de brezo son inmensos, un enorme tapiz malva que lo cubre todo para deleite visual. Unos tímidos pinos quieren crecer, aunque sólo lo consiguen fuera de la zona del litoral, donde el viento es menos agresivo.

IMG_5808.Camino.a.Touriñan.

En la ruta pasaremos por típicas construcciones en piedra: casas, edificaciones para el ganado y hórreos. El hórreo, una construcción de uso agrícola destinada a secar, curar y guardar el maíz y otros cereales antes de desgranarlos y molerlos. En esos pocos kilómetros que llevan hasta el cabo pueden contemplarse estas típicas construcciones gallegas, en piedra granítica, que tan apreciadas son por estos lares.

IMG_5756.Horreo.

Hórreo construido en piedra

IMG_5767.Casas.tipicas.gallegas.

Varias construcciones en piedra que sugieren una explotación agrícola y ganadera

Tendremos también, bancos de madera, donde pararnos a contemplar la majestuosidad en la simplicidad del panorama que nos rodea.

IMG_5752.Cabo.Touriñan.

La belleza de lo genuino

IMG_6433.yendo a Touriñan.

Un caballo, un cabo……………….cabo Touriñán

Este cabo es la parte más occidental de la España peninsular.

Dos veces al año, en ese punto, se produce allí el finis solis de la Europa Continental. Estos últimos rayos de sol, que bañan Touriñán tienen unas fechas concretas para que esa magia se produzca: concretamente entre el 21 de Marzo al 25 de Abril y entre el 13 de Agosto al 22 de Septiembre.  Si quieres disfrutar de la experiencia de ver último rayo de sol durante esos aproximadamente 2 meses y medio , sólo tienes que acercarte a este inóspito y seductor paraje y sentarte a ver lo que la naturaleza, generosamente, nos regala.

 

IMG_5793.Carretera a Cabo Touriñan.

Serpenteante ruta hacia el objetivo

Estamos aún a tiempo de contemplar este espectáculo extraordinario y digno de A Costa da Morte, en los próximos días.

 

IMG_5775.Faro.Cabo.Touriñan.

El faro de Cabo Touriñán, la punta más occidental de la España peninsular

Ya allí, si lo vuestro es caminar, esos parajes son ideales para caminatas. Encontraréis rutas mil para disfrutar de la belleza de ésta singular parte de la Galicia costera.

Una ruta sugerida sería la de : Touriñán a Lires, pasando por Nemiña, es decir, bordeando la costa, donde encontraréis parajes inenarrablemente bellos.

Acerca de las aguas de esta zona, dicen que su particularidad es que allí se pueda pescar de casi todo, por la peculiaridad de las corrientes que allí confluyen, culpables, al mismo tiempo de tantos naufragios acaecidos en la zona.  De ahí el nombre de A Costa da Morte, (Costa de la Muerte)

Os dejo aquí, en Cabo Touriñán, para que decidáis si quereis tener el privilegio de contemplar el último rayo de sol de España desde el 13 de Agosto al 22 de Septiembre. Es toda una experiencia y además, una experiencia bastante solitaria. Ah, si lo hacéis, volved, por favor, para compartir vuestras sensaciones.

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038

 

 

Muxía, ayer cercano y hoy. (I) Costa da Morte

Aquí vuelvo; espero esta vez con un poco de regularidad y no con la anarquía a la que los avatares de la vida me imponen.

También deciros que os echaba de menos, tanto leer a los blogueros que sigo, como a las interacciones con muchos de vosotros.

De paso, gracias a los que os habéis hecho seguidores de mi blog aunque no estaba funcionando. Gracias mil, de corazón, espero no defraudaros.

Hoy quería compartir con vosotros una parte de mis estancias en Muxía, el objeto de esta entrada.

En los últimos años mis visitas anuales a la pequeña villa se han convertido en algo que debo hacer si o sí. Ni me di cuenta que se ha convertido en algo dulcemente adictivo, ya que esa villa marinera me provoca un bienestar con el que vuelvo a casa renovada y con la sensación de haber estado en mi segunda casa.

Disfruté allí el puente de la semana pasada, y fue magnífico. Hizo un día de sol espectacular, sábado 22;  disfruté de una playa fantástica y chapuzones en Nemiña; arenal prácticamente desierto, de arena finísima y agua cristalina, un lujo. Al contrario, el día 23 amaneció con neblina pero buena temperatura que se prestó para largos paseos recorriendo sus calles donde se mezclan sus preciosas casas de piedra con otras pintadas en colores vivos.

IMG_1.Nemiña.

La fabulosa playa de Nemiña

IMG_2.Nemiña.

Espléndido arenal prácticamente solitario

IMG_3.Nemiña.

Arena finísima y aguas cristalinas

Dicen que a los marineros les gusta distinguir desde el mar su casa, por eso las pintan de llamativos colores. La armonía de la tradicional casa de piedra granítica y las de colores resulta encantadora. Además, sus habitantes y visitantes mantienen la villa impecablemente limpia. Pocas cosas hay que reprochar en ese sentido a los muxians, todo lo contrario, felicitarlos por ese amor a su pueblo que se observa casi impecable cuando caminas haciendo cualquier recorrido: por el centro, los paseos hacia las playas, hacia el mirador de “A Ferida”, el santuario de A Barca, o el mirador de “O Corpiño”.

IMG_8.Muxia.

Casitas de piedra y galería y casas de llamativos colores: Costa da Morte

IMG_13.Muxia.Camino a ferida.

Camino al mirador de “A Ferida” (La Herida) que conmemora la tragedia del Prestige

¿Quién imaginaba cuando el tremendo desastre del hundimiento del buque petrolero Prestige que derramó toneladas de petróleo por todo el litoral que Muxía se revolvería y pondría manos a la obra para convertirse en un lugar que resurge de su peor pesadilla de petróleo y remonta el vuelo para convertirse en un lugar imprescindible que visitar?.

Nadie hoy relacionaría las impactantes imágenes que tanto nos conmocionaron en el año 2002 hasta el punto de llorar, con la belleza ya recuperada de esta privilegiada población.

No olvidamos que se desató una solidaridad espontánea que generó una legión de voluntarios dispuestos a la ingente faena de limpiar aquella densa masa negra de todas las playas,  rocas, costa, hasta llegar a remitir a su origen la naturaleza sacudida por la terrible devastación que fue la maldita marea negra del petrolero Prestige.

Los que recordamos la terrible tragedia, viendo la nueva Muxía resucitada con más esplendor del que antes tenía, no podemos por menos que emocionarnos y agradecer la solidaridad sin límites de personas que llegaron para ayudar. Esa solidaridad se propagó como una riada imposible de parar.

Voluntarios venidos de todas las regiones españolas e incluso extranjeros arrimaron el hombro en una tarea titánica. El comienzo de la gesta fue todavía más titánica ya que no había ni instrumental, ni ropa, botas, guantes, mascarillas, etc. que llegarían más tarde.

Todos los voluntarios fueron unos héroes, lo siguen siendo; se unieron a la gente de la pequeña población como si fuera un problema propio. Los primeros fueron todo corazón, ya que trabajaron con el corazón y sin medios. Pero les daba igual, destrozaron sus manos, sus zapatos, su ropa e incluso su alma para eliminar las toneladas de negro líquido pegado a las milenarias rocas graníticas de la costa y sus playas. Dolorosamente también quedó afectada y muerta la pesca y gran parte de aves.

El coraje de unas nada menos que 200.000 personas. Los primeros se adelantaron a cualquier administración. Hasta allí llegaron gentes que trabajaron de tal manera que la Muxía de hoy sería imposible sin ellos.

Los gallegos, agradecidos, los llevamos en ese lugar especial que reservamos para la gente muy querida.

A los 10 años del suceso, Isabel Coixet dirigió un documental que describe y aporta tremendas imágenes de lo que pasó en nuestro litoral y especialmente en Muxía, además de testimonios de muxianos y personas voluntarias que al final quedaron ligados a la villa para siempre, por diversos motivos. El documental es impactante pero real y emotivo a partes iguales.

Pasados ahora 15 años de la tragedia la zona recuperó su belleza natural, sus miradores, sus playas, su orografía ya limpia y su magia.

Lo que más me atrae actualmente de este pequeño pueblo de unos 6.000 habitantes de A Costa da Morte, es la mezcla de lugareños, turistas, y peregrinos. Y además, a pesar de que todo esto puede parecen muchísima gente, no lo es, al menos hasta el momento. Hay gente pero para nada está petado, es una agradable mezcolanza.

IMG_6.Muxia.Calles.

Callejeando por la hermosa Muxía

IMG_7.Muxia.

Muxía: bajada al puerto pesquero, base de la economía local

IMG_9.Muxia.Rincones.

Muxía o la armonía de sus rincones

No hay cafeterías para autóctonos y otras para turistas y peregrinos, como pasa en tantos otros sitios. Aquí confluyen unos y otros con una cotidiana naturalidad; se oye hablar chino, alemán, inglés, al otro lado gallego, más allá español y esa atmósfera crea un magnetismo indescriptible.

En la misma calle convive un precioso hotel con encanto, un estupendo albergue de peregrinos, donde se puede dormir por 10 o 15 € y también un edificio de apartamentos. Le siguen más albergues, hoteles, casas rurales, campings, pensiones…….

Esta ambiente resulta muy atractivo. Es una villa cosmopolita, con todas las ventajas y ninguno de los inconvenientes que sería la masificación.

IMG_10.Muxia

Muxía: típicas casas de piedra y vistosas casas de diversos colores

IMG_12.Muxia.Ventana marinera.

Ventanas que denotan un hogar cuidado con amor

IMG_11.Muxía.Casas Piedra

Muxía: piedra granítica y balcones de forja, un lujo de construcción

Por otro lado, la hostelería ha sabido comprender muy bien las necesidades de sus visitantes. Se puede desayunar, comer o cenar, a cualquier hora del día. Si has decidido disfrutar de la playa hasta las 4 o 5 de la tarde, sabes que vas a tener donde comer en una terracita ideal a pesar de que llegas rebasado el horario habitual de comida con creces. Si un determinado restaurante ya ha cerrado su cocina, da igual, hay muchos otros sitios donde degustar el delicioso producto de la zona. Eso hace que puedas exprimir tus días allí al máximo.

IMG_15.Muxia.

Muxía reflejada en el agua del puerto, un día de morriña

IMG_5.Muxía.Mirador

Peregrino tomando fotos en un soleado atardecer muxiano con la villa al fondo

IMG_14.Peregrinas.Muxia

Peregrinas en Muxía, consultando el GPS para ir a…………???

Si te estás preguntando que hacen los peregrinos fuera del circuito de peregrinaje a Santiago, te contaré que en principio muchos de ellos después de alcanzar su meta,  Santiago de Compostela, continúan hasta Fisterra, el Fin de la Tierra para los romanos, donde acostumbraban a quemar la ropa y botas que habían usado durante el peregrinaje. Ahora está prohibido esa práctica por el riesgo de incendio de montes y por el incremento de peregrinos y hogueras.

IMG_4.Muxia.Casitas de colores.

Vista parcial de Muxía al atardecer

 

¿Por qué llegar entonces hasta la marinera Muxía? Por su fama de la que se habla en el Camino, el boca a boca de los peregrinos; por su salvaje desastre llamado Prestige ya superado, por su belleza, por sus interminables playas por ahora casi desiertas, por el buen hacer de sus hosteleros y habitantes en general. Por eso, muchos caminantes siguen ruta hasta este bello rincón de nuestra costa, que recomiendo vivamente.

 

 

Texto y Fotos: Luisa Vázquez

NUESTRO FACEBOOK, PINCHA AQUI :     https://www.facebook.com/pages/Si-Soy-Gallego-por-Qu%C3%A9-Lo-Preguntas/1577215459185038